“Mejor me salgo de los comunitarios”

Ruperto Álvarez, integrante de la UPOEG, fue de los policías detenidos por el Frente Unido por la Seguridad y Desarrollo del Estado de Guerrero.
Ruperto Álvarez Cruz informó que sale de la UPOEG.
Ruperto Álvarez Cruz informó que sale de la UPOEG. (Javier Trujillo)

Acapulco

Con el rostro hinchado, amoratado y dolencias en todo el cuerpo, Ruperto Álvarez Cruz, integrante de la UPOEG, admite que ya no le quedaron ganas de regresar al grupo comunitario.

De 56 años de edad, campesino y originario de la comunidad de El Chamizal, en el municipio de San Marcos, en la región de la Costa Chica, es uno de los 32 Policías Comunitarios que esta madrugada entregaron en la coordinación regional de Derechos Humanos de Acapulco.

La madrugada de este miércoles, Ruperto Álvarez, narró a MILENIO la golpiza que le dieron integrantes del Frente Unido por la Seguridad y Desarrollo del Estado de Guerrero (FUSDEG), luego de haber sido detenido y encerrado en una casa de justicia en Tierra Colorada.

“Me daban con la culata del arma. Me dieron golpes en la quijada, en la garganta que no puedo ni tragar.

“Cuando (uno de los policías del FUSDEG) me pegó recio le dije que todos éramos seres humanos y me respondió con una mentada de madre diciéndome, cállate y después ya no les dije nada”, contó.

Tras los hechos de violencia que dejaron cinco muertos, siete lesionados y más de 50 detenidos, dice que a él lo golpearon, en la cara, cuello, espalda y costillas y amarrado de las manos lo arrojaron a una camioneta.

“A mí me hicieron terrible (lo golpearon), en el carro donde nos echaron, nos echaron a tres, cuatro compañeros, uno encima del otro y ahí estábamos tirados y maniados (atados de las manos). 

“Cuando llegamos al sitio donde nos retuvieron, nos arrojaron nuevamente al piso y nos siguieron golpeando. Solo me decían de groserías a todos cuando llegaron a su base del FUSDEG.

Campesino de toda su vida, y desde hace dos años policía comunitario, Ruperto Álvarez, es integrante del Sistema de Seguridad y Justicia Ciudadana (SSJC), agrupado en la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), entrevistado en la coordinación de los Derechos Humanos, dio su versión de sucedido la noche del lunes en la comunidad de San Juan del Reparo.

Contó que los integrantes del SSyJC, acudieron a una asamblea a la comunidad de San Juan del Reparo, municipio de Juan R. Escudero, donde vieron pasar tres camionetas de comunitarios del bando contrario a toda velocidad sin decirles nada, porque parecía que a alguien iban siguiendo.

Luego agregó que se encontraban en una velada, donde les dieron de comer pozole, pero más tarde al llegar a la población les informaron que miembros del FUSDEG balacearon la casa del líder de un grupo de la UPOEG en la zona.

Ante ello, dice que sus compañeros sugirieron que debían rendirse porque las armas que traían los contrarios eran de grueso calibre.

“Empezaron a balacear la casa, la desbarataron la puerta, las ventanas, vidrios. Hombre fue terrible. Y nosotros estábamos en la base en el piso de arriba”, dice el comunitario de la UPOEG, Álvarez Cruz.

-¿Va a seguir en este grupo de la UPOEG?

-Pues ahorita no creo, ya me espanté, ya, sí, ya. Es que no nos conviene. Estas chingas tan duras, imagínate cuánto me voy a gastar para curarme, se cuestiona, mientras se toca las costillas del lado izquierdo.

Al final refiere que no sabe con qué le pegaron porque era de noche, pero que le parecía que era con la culata.