Pese a informe de CNDH, UPOEG prepara su primer aniversario

Nunca pensamos confrontar al Estado, sostiene Bruno Placido
El líder de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero, Bruno Plácido Valerio, aseguró que la UPOEG no está contra el Ejército, sino contra los elementos que utilizan sus puestos para ayudar a los delincuentes.
El líder de la Unión de Pueblos y Organizaciones del estado de Guerrero, Bruno Plácido Valerio, aseguró que la UPOEG no está contra el Ejército, sino contra los elementos que utilizan sus puestos para ayudar a los delincuentes. (Jorge Becerril)

Chilpancingo

Pese a los señalamientos hechos por la Comisión Nacional de Derechos Humanos, la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) se alista para celebrar el primer aniversario del movimiento desatado contra el crimen organizado en la Costa Chica.

Bruno Placido Valerio, principal dirigente de la UPOEG, organización que auspicia al Sistema de Seguridad Ciudadano (SSC) que opera en la Costa Chica y que tiene casi 2 mil policías comunitarios en activo, señaló que estos nunca han representado un peligro para el Estado Mexicano y mucho menos para la sociedad.

Recordó que los días 4 y 5 de enero del año que está por terminar, los comisarios de seis municipio de la Costa Chica movilizaron a sus policías comunitarias hacia las cabeceras de Ayutla de los Libres y Tecoanapa, lugares en los que existían propiedades de gran dimensión que eran utilizadas como cuarteles o casas de seguridad del crimen organizado.

Durante la primera semana del movimiento lograron la captura de más de 40 personas, la mayoría relacionada con una célula de delincuentes liderada por un personaje al que apodaban como “El Cholo”, mismo que se dedicaba al secuestro, la extorsión, venta de droga y asesinatos por encargo.

Casi todos los detenidos fueron llevados a la comisaría de El Mezón, comunidad de Ayutla en donde se focalizó la vigilancia de los policías comunitarios de la UPOEG, que tras varias pláticas accedieron a que los revisara personal de la Comisión Estatal de Defensa de los Derechos Humanos (Coddehum) y luego, después de largas negociaciones los transfirieron a la Procuraduría General de Justicia (PGJ), cada uno con un expediente que contenía sus declaraciones.

La entrega de los detenidos, de acuerdo a Placido Valerio, es una muestra de que nunca tuvieron la pretensión de confrontar a las autoridades legalmente constituidas, pero aclaró que el movimiento del 4 y 5 de enero tuvo su origen en el olvido al que se les sometió a pesar de que hubo múltiples peticiones de auxilio.

Ante los cuestionamientos que de manera inicial emitió el presidente de la CNDH, Placido Valerio recordó que se le invitó a visitar Ahuacachahue, localidad en la que se reunió la mayoría de las víctimas de la delincuencia y al escuchar sus testimonios, la postura del ombudsman cambió de manera considerable, aunque solamente fue por un tiempo.

Pese a ello, indicó que la UPOEG y el SSC se mantienen cohesionados y que durante los primeros días de enero realizarán diferentes eventos para conmemorar su primer aniversario, no se descarta la posibilidad de invitar a diferentes autoridades para reiterar que de ninguna manera han considerado la posibilidad de confrontarlas.