Autodefensas se apodera de ocho pueblos de Chilpancingo

El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno, dijo que desde la tarde del jueves cientos de policías ciudadanos ingresaron al Ocotito para buscar una banda de secuestradores.
El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos.
El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

El alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos admitió que la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG) ya controla ocho pueblos del municipio y que estos ya eran considerados como focos rojos.

El primer edil desestimó la posibilidad de que haya una autodefensa en la capital de Guerrero, por las dimensiones que tiene la ciudad y porque ahí se concentran todas las corporaciones de los tres niveles de gobierno, además de dos batallones del Ejército.

Moreno Arcos reconoció que desde la tarde del jueves 23 de enero, cientos de policías ciudadanos ingresaron al Ocotito para buscar una banda de secuestradores, por lo que junto a representantes del gobierno federal se dio a la tarea de platicar con los dirigentes de la UPOEG.

Anticipó que entre el sábado y domingo espera aterrizar un acuerdo con los coordinadores del Sistema de Seguridad Ciudadana (SSC), respecto a como se manejará la problemática derivada de su intervención.

Respecto a la incursión armada de la UPOEG explicó: "Parece que venían persiguiendo a unos secuestradores y detuvieron en esa zona a dos o tres personas, no tengo el dato concreto".

Reconoció que el tema de Ocotito ya lo había tratado con el gobierno estatal y la federación, por la incidencia delictiva que ahí se registraban.

"Hubo un incremento de las acciones en cuestión de estrategia, en su momento nosotros retiramos a los dos grupos de policías preventivos que teníamos en la zona del valle y por eso llegó el ejército. En todo momento se intentó revertir la incidencia delictiva", apuntó.

Explicó que lo controlado por la UPOEG desde el jueves, en realidad es un corredor que comprende las comunidades de Cajeles, Buena Vista, El Rincón, Mohoneras, Dos Caminos, Carrizal, La Haciendita y Ocotito.

Admitió: "Nosotros teníamos considerada esa zona como una ruta con problemas, por eso planteamos a la federación y el estado replantear la estrategia, y en esa ruta vamos a caminar".

Anticipó que dialogará con los coordinadores de la UPOEG para buscar un entendimiento que sea positivo para las poblaciones que registraron la incursión.

Indicó que en la capital ya se reforzó la vigilancia con policía preventiva local, la del estado, federal y personal del Ejército mexicano, para evitar alguna eventualidad en materia de inseguridad.