Suspenden servicio de transporte en Ometepec por cobro de cuotas

El crimen organizado exige el pago de cinco mil pesos por cada vehículo del servicio público. Autoridades de Seguridad Públicas estatal los invitó a una reunión, y era un acto político.

Acapulco

Por amenazas de supuestos integrantes del crimen organizado transportistas del municipio de Ometepec, dejaron de prestar el servicio para los usuarios y denunciaron el cobro de cuotas mensuales por cinco mil pesos por cada vehículo del servicio público.

Los quejosos que pidieron omitir sus nombres, denunciaron que a través de llamadas telefónicas a transportistas del sitio número uno, les han proferido amenazas y les piden la cantidad de cinco mil pesos mensuales por cada taxi y si no lo entregan sufrirán un atentado.

"En asamblea hemos decidido suspender el servicio de transportes público en este sitio en protesta de que hemos sido amenazados por el crimen organizado, y pedimos el apoyo de los tres niveles de gobierno para que pongan un alto a estas extorsiones que hacen contra nosotros los transportistas", dijo uno de los choferes del sitio número uno de la localidad de la Costa Chica.

Aseguran que las amenazas han sido contantes desde hace más de 15 días y debido a que hicieron caso omiso, el crimen organizado incendió un taxi con número económico 235 en el punto conocido como "El Pantano", y posteriormente las llamadas de amenazas en contra de los transportistas aumentaron y existe preocupación y nerviosismo entre los choferes del sitio.

Admiten que se reunieron con autoridades de seguridad pública para atender el asunto y la cita sería en el campo aéreo, pero se llevaron una sorpresa porque se trataba de un acto político con Víctor Aguirre Alcaide lo que provocó la molestia de muchos trabajadores del volante.

Pidieron la intervención del gobernador del estado Ángel Aguirre Rivero y del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, para que apoyen las investigaciones de lo contrario dicen tomar medidas más drásticas si esta situación no se resuelve ya que temen por su vida y la de su familia.