“Toman” docentes gasolineras y marchan en Tuxtla Gutiérrez

En su día 16 de protestas, profesores del SNTE exigen que se deroguen la Reforma Educativa y se abra el diálogo entre la CNTE y la SEP. Anuncian la toma de alcaldías para exigir la salida de la PF.
Alrededor de las nueve de la mañana, los profesores se apostaron sobre las gasolineras donde permitieron a los automovilistas cargar hasta 15 litros de combustible.
Alrededor de las nueve de la mañana, los profesores se apostaron sobre las gasolineras donde permitieron a los automovilistas cargar hasta 15 litros de combustible. (Issa Maldonado)

Tuxtla Gutiérrez

Con la "toma" de 12 gasolineras y una marcha, así transcurrió el dieciseisavo día de protestas de maestros de las Secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de Chiapas, con la exigencia que se deroguen las reformas artículos 30 y 73 constitucionales y la reapertura del diálogo entre CNTE y SEP.

Cerca de las 09:00 horas, los maestros se apostaron sobre los expendios de gasolina donde permitieron a los automovilistas cargar hasta 15 litros de combustible, luego de que no anunciaran sus actividades como lo acordaron en una asamblea, con el fin de evitar confrontaciones con la policía.

Hasta las 11:30 de la mañana se registró presencia policial, con el arribo de efectivos federales y estatales quienes llegaron a las gasolineras que fueron acordonadas.

En una gasolinera de lado poniente de Tuxtla Gutiérrez, ubicada en el Bulevar Belisario Domínguez, un grupo de disidentes vandalizó las oficinas administrativas, además de destrozar y arrancar seis despachadoras.

Vehículos de modelos recientes y antiguos, así como taxis, se formaron para recibir gasolina gratis, mientras gritaban consignas a favor del magisterio chiapaneco.

Este fin de semana las secciones 7 y 40 del SNTE, que desde el 16 de mayo se encuentran en paro de labores, acordaron fortalecer las protestas en 82 municipios a partir de esta semana.

Para este martes los profesores anunciaron la toma de alcaldías con organizaciones sociales, campesinas, indígenas y padres de familia, para exigir la salida de la policía federal.