Tijuana, con el transporte más caro e ineficiente del país [reportaje]

Un comparativo de las tarifas realizado por la Asociación Transportistas del Distrito Federal, indica que mientras en el país se mantiene un costo de 6.50 pesos, en esta ciudad se duplica.

Tijuana

Tijuana, tercera ciudad más poblada del país, alberga el transporte público más caro e ineficiente en México. Han pasado 21 años desde el primer intento de modernizar al transporte público en la ciudad, sin embargo distintos actores han complicado la evolución del mismo. Un nuevo proyecto de Ruta Troncal es la nueva promesa de mejorar las condiciones del transporte más caro del país.

[b]¿Cuánto cuesta el transporte público en Tijuana?[/b]

Un comparativo de las tarifas realizado por la Asociación Transportistas Unidos del Distrito Federal en diciembre pasado, indica que mientras en el resto del país se mantiene un precio estimado de 6.50 pesos, en esta ciudad se duplican los costos; en 2012 se incrementaron dos pesos al servicio de transporte público masivo, quedando en 12 pesos el viaje.

De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Municipal de Planeación (Implan) en 2011, poco más de la mitad de los tijuanenses utilizan el transporte público, es decir, más de 835 mil habitantes recurren a este servicio diariamente, que según datos del Ayuntamiento, se divide en 7 mil 449 taxis de ruta y libres, más de 3 mil 500 calafias y camiones, que recorren 107 rutas, en manos de 12 empresas concesionarias.

Las familias de escasos recursos son las más afectadas, ya que de acuerdo con un estudio realizado por la Asociación de Recursos Humanos de la Industria de Tijuana (Arhitac), un trabajador de maquiladora destina alrededor del 25 por ciento por de su salario al pago del transporte público, debido a los trasbordos.

[b]Estirando el presupuesto para costear el transporte[/b]

Judith González es empleada de una tienda de abarrotes donde limpia, administra la caja y atiende a los clientes; vive sola con sus hijas que estudian la primaria.

Dice que con los 900 pesos que gana a la semana hace milagros, pues ese dinero debe alcanzar para comida, estudios, servicios y el transporte diario que toma de la colonia El Rubí a la zona centro.

“Las llevo caminando voy y vengo caminando para guardarles, para hacerles de comer para hacerles el lonche, pues tratar de no malgastar el dinero y tratar de ahorrar porque, tu sabes que a veces pudiendo caminar se van en transporte, tenemos que cuidar de una a otra manera pagamos diez pesos por cada uno, pues imagínate.”

Hace un mes María Cristina González llegó de Oaxaca a esta frontera y lo primero que resintió fue el costo del transporte; aquí paga el doble que en su tierra, donde la tarifa máxima es de 6.50 pesos.

“Si está caro, como le hago pues hay que trabajar mucho, caminar mucho para poder sacar el dinero, para poder pagar ese transporte, es uno de venida, es uno regreso a mi casa y otro de regreso ya para quedarme a trabajar y otro en la noche”, refirió.

[b]¿Cuál es el plan para mejorar el transporte público en Tijuana?[/b]

Cuando llegó al poder, el 20 Ayuntamiento retomó el plan de la anterior administración, con el que se pretendía habilitar un trayecto lineal que conectara desde la garita de Tijuana-San Ysidro hasta fraccionamiento El Florido, preferentemente sobre la canalización del Río Tijuana.

En números, el Sistema Integral de Transporte Público contará con las dos rutas troncales, nueve rutas pre-troncales y 23 rutas alimentadoras. Estas líneas darán servicio al 34 por ciento de la movilidad masiva de la ciudad.

La primera obra para la infraestructura de esta Ruta iniciará antes de la primera quincena de septiembre y una segunda licitación se podría lanzar antes de que acabe la actual administración.

En la primera ruta, el trayecto para que por ahí pasen las unidades tipo “padrones”, con capacidad para 80 personas y un valor estimado en 210 mil dólares cada uno, incluye un carril preferente en la Vía Lenta, esto en lugar de pasar por la corona de canal del Río Tijuana.

También contempla quitar un carril de Paseo Centenario para que los camiones puedan acercarse a la garita de San Ysidro, con una frecuencia de 4 minutos por cada estación.

En la segunda ruta, que se dirige a la Zona Centro, hacia una estación que se planea construir cerca de la estación de Bomberos en la Zona Norte, el trayecto de los camiones obligará a confinar un carril de Paseo de los Héroes.

[b]¿Qué ha frenado el proyecto de modernización del transporte de Tijuana?[/b]

Han pasado 21 años desde el primer intento por hacer una ruta troncal en Tijuana. La falta de recursos, los cambios en la ruta del plan original, pero sobre todo, la presión del gremio transportista, a través de paros y movilizaciones, han evitado por más de 20 años la consolidación del plan.

El poderío de los grupos de transporte tiene la capacidad de retener los intentos de la autoridad por realizar cambios que afecten sus intereses. 74 grupos de las 12 empresas que operan en la ciudad, mantienen relaciones con figuras políticas dentro del gobierno.

Apenas en mayo pasado, el gobernador del estado José Guadalupe Osuna Millán, entregó concesiones a tres empresas nuevas de transporte para operar una ruta vial, parte de la ruta troncal, pero que en menos de dos semanas tuvo que cancelar ante las amenazas de una afectación política en las elecciones de julio de este mismo año.

Por otra parte, transportistas aseguran que gobierno los dejó fuera del proyecto. El dirigente de la empresa de transporte Verde-Crema, Gabriel Lemus explicó que el gobierno nunca ha contemplado un acercamiento con el gremio a pesar de las solicitudes, además señaló que tienen desconfianza porque el gobierno ha actuado con falta de transparencia en relación a los estudios, licitaciones y el uso de recursos públicos.

“El problema grave que hemos venido soportando de administraciones atrás, se hizo más agudo, se vinieron problemas más severos en cuestión de rutas invadidas, en permisos amparados de taxis ¡Vaya! El gobierno descuidó lo que es lo operativo en lo que es la dirección de transporte, se dedicaron más a tolerar las situaciones irregulares que a corregirlas”.

Por su parte, el coordinador de gabinete del gobierno municipal Antonio Cano Jiménez negó que exista la intención de dejar fuera del proyecto a los empresarios locales.

[b]Una traba más[/b]

Aunque se dicen preparados para competir con los requisitos para operar con unidades modernas y de alta calidad, actualmente, Tijuana cuenta con un padrón de aproximadamente 3 mil 500 vehículos y sólo 2 de cada 10 son del año 2003 a la fecha.

[b]¿Quién permite el caos en el transporte público?[/b]

Cientos de taxis circulan en la ciudad sin control de las autoridades municipales, a través de suspensiones otorgadas por el Tribunal de lo contencioso administrativo.

Estos permisos irregulares ocasionaron que la Sindicatura Municipal inhabilitar al ex director de Transporte Municipal Luis Alonso Morlett, ya que no estaba facultado para emitirlos.

Obed Silva apuntó que en estos supuestos permisos no solo participan ex funcionarios municipales.

“Obviamente estas simulaciones de las que yo hablo, requieren la ineptidud de la autoridad municipal, la complacencia o complicidad de la autoridad jurisdiccional y la falta de escrúpulos de los abogados que simulan estos actos”.

Agregó que tramitar estas suspensiones provisionales representa un buen negocio para ciertos abogados, quienes ganan hasta 10 mil dólares por juicio.

El magistrado Roberto Vidrio expuso que estas personas han obtenido una suspensión porque aunque haya sido de manera imperfecta, recibieron una autorización del gobierno municipal y aceptó que sus decisiones permiten que algunas personas brinden el servicio sin la necesidad de ser autorizadas por el cabildo.

“Efectivamente estas determinaciones si hacen que permanezcan personas prestando el servicio sin que haya pasado por cabildo la autorización de un permiso. Entonces sí es grave, pero repito tiene su origen en un sustento documental emitido por la propia autoridad”.

El secretario de Transportes Azul y Blanco, David Mondaca, dijo que las decisiones del magistrado fomentan la competencia desleal y el desorden en el transporte público.

Agregó que se han acercado con Roberto Vidrio y que les ha respondido que actúan conforme a derecho.

[b]¿Cómo se ven afectados los transportistas?[/b]

A pesar de representar un sistema ineficiente de transporte público, los choferes que día con día atraviesan la ciudad detrás de un volante, también sufren complicaciones.

Tras 10 años detrás de un volante, Rubén García no pudo más con los dolores de espalda, riñones, articulaciones y hemorroides, por lo que dejó el oficio de chofer.

“Yo duraba 15, 16 horas trabajando diario; de las seis de la mañana a las 10, 11 de la mañana me daba mi primera ‘estiradita’, pero sí me dolía mucho mi cintura de tantas horas estar en la misma posición y ya no me bajaba hasta las 10, 11 de la noche”, narra a Milenio.

A Mario, la vista es uno de los sentidos que más se le ha afectado en los últimos tres años en los que se ha dedicado a ser chofer, pero intenta cuidar su salud haciendo una pausa cuando el cansancio llega.

“Trato de no desvelarme mucho, nomás me siento cansando, que me están ardiendo los ojos o como que tengo arena en los ojos y me paro para no provocar un accidente y para no dañar a terceras personas”, explica el originario de Guadalajara que de sus 40 años de edad, lleva 30 en Tijuana.

El ganar mil 500 pesos por semana le da la oportunidad de pagar la preparatoria de sus hijos de 16 y 17 años, razón por la que por el momento no pretende dejar ese oficio, a pesar de que las secuelas físicas pueden ser irreversibles.

[b]¿Qué sigue?[/b]

Han transcurrido siete administraciones municipales desde que se hiciera el primer intento de modernizar el transporte público: el tren ligero, monorriel y la ruta troncal han sido los principales proyectos para poner a Tijuana a la vanguardia en este aspecto.

Por lo pronto, el presidente municipal electo, Jorge Aztiazarán Orcí, advirtió que antes de continuar con el proyecto, primero deberá someterlo a revisión.

“Tijuana no puede esperar, tiene un transporte caro e ineficiente y tenemos que responder a la población. Hay que recordar también que una de las promesas de campaña del presidente Enrique Peña Nieto es apoyar al transporte de Tijuana y así lo vamos a hacer, revisar este programa, este plan y si está congruente con lo que la mayoría de los tijuanenses queremos, adelante, así lo vamos a hacer”.