Se extiende mancha del combustible en Tierra Blanca, Veracruz

El secretario de Medio Ambiente en el estado, Víctor Alvarado Martínez, señaló que la mayor parte de la gasolina que fue derramada ha sido extraída del cuerpo de agua.

Veracruz

A pesar de que las autoridades de la Secretaría del Medio Ambiente estatal y funcionarios de Petróleos Mexicanos aseguran que la fuga de gasolina Premium sobre el arroyo Hondo de Tierra Blanca está controlada y que esta misma semana quedará concluida la recolección del combustible, autoridades municipales advierten que la mancha del combustible se extendió ya más de 20 kilómetros sobre el caudal.

Incluso en Tres Valles, municipio ubicado a 20 minutos de Tierra Blanca se observan ya los efectos del derrame registrado desde el pasado 27 de agosto, por una toma clandestina en el poliducto de 12 pulgadas Minatitlán-México.

El representante de Petróleos Mexicanos, Rubén Vargas, reconoció en conferencia de medios que no tienen cuantificados los daños económicos que provocará el derrame que ha matado especies acuáticas, aves, mamíferos y reptiles y amenaza a la laguna María Lizamba, de la que dependen cientos de pescadores y ganaderos cuyos ranchos se ubican en las márgenes de este importante ojo de agua de la Cuenca del Papaloapan.

El funcionario de Pemex indicó que el daño ambiental lo determinarán las autoridades del ramo  a nivel federal, pues se requiere de estudios de impacto ambiental.

La petrolera colocó ocho barreras para impedir que se siguiera extendiendo el derrame de la gasolina, cosa que pudiera suceder debido a las lluvias de la tormenta tropical “Dolly”, al tratarse de un arroyo de respuesta rápida.

Por su parte el secretario de Medio Ambiente del Estado, Víctor Alvarado Martínez, señaló que la mayor parte de la gasolina que fue derramada ha sido extraída del cuerpo de agua.

Puntualizó que trabajan de forma coordinada  con Petróleos Mexicanos, PROFEPA y CONAGUA para resolver el problema.

Este martes habitantes de Los Naranjos, en Tres Valles, encontraron también animales muertos en las márgenes del arroyo.