Termina emergencia en la zona del Río Sonora

El titular del Trabajo, Alfonso Navarrete, anunció que el gobierno del estado se incorpora al comité federal que controla los 2 mmdp del fideicomiso para el rescate de la zona afectada.
El gobernador Guillermo Padrés recibe en el hangar de gobierno en esta capital a Alfonso Navarrete, comisionado presidencial para atender la crisis del Río Sonora.
El gobernador Guillermo Padrés recibe en el hangar de gobierno en esta capital a Alfonso Navarrete, comisionado presidencial para atender la crisis del Río Sonora. (Felipe Larios Gaxiola)

Hermosillo

La fase de emergencia en siete municipios del Río Sonora por el derrame de tóxicos el 6 de agosto ha sido superada y los gobiernos federal y de Sonora exigirán al Grupo México que presente este mismo mes el plan de remediación del área de 250 los kilómetros afectados por el incidente.

El secretario del Trabajo y Previsión Social, Alfonso Navarrete Prida y el gobernador, Guillermo Padrés Elías, sostuvieron este martes una conferencia de prensa en Hermosillo, en la que detallaron las acciones ejecutadas por ambas entidades.

"La fase de emergencia termina y entramos a una etapa de remediación que consiste en que la ley obliga a que la empresa (Grupo México) que presente un programa de remediación que tendrá que ser aprobado por el gobierno federal", refirió el funcionario.

Navarrete anunció además que de acuerdo a la Constitución, el Gobierno de Sonora se incorpora al comité que controla la operación del fideicomiso de dos mmdp, creado por el Grupo México para solventar los gastos que han generado el derrame de tóxicos.

Reveló que la primera administración de 550 millones de pesos aportadas por el fideicomiso del Río Sonora ya ha sido agotada, por lo que en los próximos días se reunirán los miembros del organismo para definir el uso de los siguientes 550 millones de pesos.

El funcionario describió al levantamiento de la fase de emergencia "como una excelente noticia para los habitantes del Río Sonora" y enumeró las acciones concretas que "en excelente coordinación" han ejecutado los gobiernos federal y estatal para el auxilio de los 23 mil residentes de la zona afectada.

Se informó que hasta el día de hoy el 40 por ciento del agua que se consume para uso doméstico en la zona del Río Sonora proviene de los pozos que, de acuerdo al protocolo sanitario, durante cerca de dos meses permanecieron sellados.

Durante la fase de emergencia las autoridades han instalado y puesto en operación 37 plantas potabilizadoras y están en procesos de perforación y posterior equipamiento de 29 pozos nuevos, y este mes iniciarán con la perforación de otros 15 pozos. En la zona siguen operando 103 pipas para abastecimiento.

Navarrete expuso que en breve iniciará un programa de reparación de carreteras, caminos y calles de los municipios, mismas que han sido afectadas por el incesante tránsito de decenas de camiones cisternas que desde el pasado 6 de agosto han castigado las vías de comunicación terrestres.

Navarrete Prida, aseguró que ante el inminente inició del proceso electoral, en el que Sonora elegirá nuevo gobernador, el destino de los recursos del fideicomiso esta garantizado y añadió que serán asignados sin "apellidos partidistas".

En tanto, habientes de la zona afectada anunciaron que este miércoles iniciarán movilizaciones que podrían incluir "decomiso del los pozos de agua, cierre de carreteras y tomas de oficinas gubernamentales", para presionar a los miembros del fideicomiso a que cumplan con los acuerdos establecidos.

Miembros de la agrupación civil que da seguimiento a la crisis del Río Sonora, aseguraron a Milenio que el fideicomiso no ha realizado correctamente el levantamiento del padrón de comerciantes, agricultores, ganaderos, amas de casa y jornaleros que a lo largo de cerca de tres meses han visto severamente afectadas sus actividades normales y sus ingresos económicos por causa del derrame.

Gabriel Enríquez Moreno, aseguró que aun no ha iniciado el programa de reubicación y perforación de los pozos que sustituirán a los enclavados dentro de los 500 metros de las márgenes derecha e izquierda del Río Sonora.

Añadió que el fideicomiso tampoco ha indemnizado a las amas de casa y jornaleros, así como tampoco se ha entregado la pensión mensual para los 3000 adultos mayores que viven dentro de la zona de desastre.

"No se les han pagado a los transportistas que alquilaron sus camiones cisterna para la distribución de agua, se ha privilegiado a personas ajenas al conflicto y no han cumplido con los pagos a empresarios y comerciantes, puntualizó.