Despiden a 215 trabajadores de Tenaris-Tamsa

El pasado 24 de diciembre se registró al interior de la empresa un enfrentamiento que dejó como saldo seis personas heridas.
Los trabajadores se enfrentaron afuera de la empresa.
Los trabajadores se enfrentaron afuera de la empresa. (Isabel Zamudio)

Veracruz

Con el aval de la empresa Tenaris-Tamsa para frenar la inconformidad generalizada por su permanencia de 23 años en la dirigencia del Sindicato Nacional Unidad y Progreso, Pascual Lagunes Ochoa secretario general, cesó a 215 trabajadores de la factoría, que se suman a otros 50 más que ya había despedido semanas atrás.

A pesar de que las autoridades laborales federales echaron abajo la reelección por un periodo más de Pascual Lagunes al frente del sindicato blanco de Tamsa, el mismo no solo se negó a convocar a nuevas elecciones, sino que este día en asamblea celebrada bajo un fuerte operativo de seguridad policial, fueron dados de baja más de 200 obreros por “violar los estatutos” de la organización sindical.

El pasado 24 de diciembre se registró al interior de la empresa Tenaris-Tamsa un enfrentamiento que dejó como saldo seis personas heridas, una de ellas de gravedad, al pelear con palos, fierros y armas de fuego, obreros disidentes contra simpatizantes del aún dirigente.

Fue apenas hoy cuando la empresa más grande dedicada a la fabricación de turbos de acero para la industria petrolera del país, da a conocer la versión de los hechos, y respalda tácitamente al dirigente Pascual Lagunes Ochoa, al validar el despido de los disidentes.

Tubos de Acero acusa que “la madrugada del 24 de diciembre, un grupo de aproximadamente 120 personas, encabezadas por José Carlos Guevara ex-trabajador de la empresa y disidente del Sindicato Nacional Unidad y Progreso (SNUP), accesaron de manera violenta e ilegal a las instalaciones del Centro Industrial, agrediendo al personal de vigilancia, golpeando y desarmando a dos elementos de vigilancia del IPAX en uno de nuestros accesos”.

Asegura que del grupo de aproximadamente 120 personas, “50 son ex-trabajadores de la empresa, 10 son trabajadores en activo y el resto de los agresores no tiene ni ha tenido ninguna relación laboral con la empresa. Algunas de estas personas ingresaron con armas de fuego”.

El comunicado es difundido justo horas antes de la asamblea sindical y en el mismo la empresa advierte que procederá conforme a la ley contra los obreros inconformes, lo que los disidentes que encabeza Carlos Guevara Malpica interpretan como una “abierta amenaza de Tamsa” de no solo despedir, sino enviar a la cárcel a los que se han inconformado contra el líder caciquil Lagunes Ochoa.

 

Por su parte la disidencia que integra el grupo Democracia con Transparencia Obrera en conferencia de medios en Xalapa solicitó al gobierno del estado seguridad para el 31 de diciembre próximo, pues habrá nuevas movilizaciones de los inconformes que pudieran terminar como la del 24 de diciembre en enfrentamiento.