México insistirá en salvar a Edgar Tamayo

El gobernador de Morelos, Graco Ramírez dijo que desde antes de que oficializará la posición del gobernador de Texas, contactó a la cancillería mexicana para plantear la siguiente etapa. 
Edgar Tamayo enfrentará su sentencia de muerte el próximo 22 de Enero
Edgar Tamayo enfrentará su sentencia de muerte el próximo 22 de Enero (EFE)

Cuernavaca

Los gobiernos de Morelos y de México invocarán  ante el gobierno de los Estados Unidos y la comunidad internacional, los preceptos de la convención de Viena para forzar al gobernador de Texas, Rick Perry a respetar los derechos conculcados al mexicano, Edgar Tamayo Arias durante su detención y enjuiciamiento por la muerte de un policía en 1994, que lo tienen al borde de la inyección letal.

Luego de que Perry se negó a aceptar la solicitud de los gobierno estatal y de México para perdonar la vida de Tamayo, resolución que fue comunicada la semana pasada, vía correo electrónico por una portavoz del republicano, el mandatario de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú adelantó que se insistirá en preservar la vida del oriundo del municipio de Miacatlán, a través de la convención de Viena en cuyos preceptos se establece que un extranjero tiene derecho a la asistencia de su país, vía consulado, si tiene problemas con la justicia. 

En el caso de Tamayo, no se le permitió ejercer este derecho y su defensa y los gobiernos de México y Morelos, invocarán dicho alegato.

"Es muy lamentable que en Texas sigan cultivando la cultura de la muerte para pretender hacer justicia, y más lamentable es que (Rick) Perry y otros, que tienen el caso de este muchacho morelense, piensen en las próximas elecciones" y no en hacer justicia, respetar los derechos humanos y las convenciones internacionales, criticó el perredista.

Edgar Tamayo, nacido en 1967 se encuentra preso desde 1994 y desde que tiene 18 años se encuentra sentenciado a la pena capital por la muerte de un policía texano. Según la acusación del fiscal del caso, Tamayo disparó contra el policía que lo detuvo a pesar de que estaba esposado, tras haber sido denunciado por robo.

Ramírez Garrido añadió que desde antes de que oficializará la posición del gobernador de Texas, contactó a la cancillería mexicana para plantear la siguiente etapa de la estrategia.  

"Hablamos con la cancillería para que la cancillería instruya el cónsul y al Embajador de México en Estados Unidos para que podamos invocar este principio (derivado de la convención de Viena) en el cual está comprometido Estados Unidos… Este compañero morelense no tuvo asistencia consular y eso viola  sustantivamente el debido proceso, pero para ellos lo más importante es lograr una pena de muerte más y mantener esta absurda política racista y criminal, pensando de la manera más primitiva que es casi la ley del talión", expresó el gobernante.

Finalmente el perredista criticó a Estados Unidos por usar a conveniencia el contenido de la convención de Viena, pues mientras en Texas se violaron los derechos de un mexicano y ahora está al borde de la ejecución, el país del norte invoca los proceptos de esta convención internacional para evitar que sus agentes internacionales sean enjuiciados y sentenciados en países como Irak y Afganistán.

"Es paradójico que para preservar la impunidad de los actos de crimen en Afganistán y en Irak de las tropas norteamericanas, hayan invocado que ellos no tuvieron asistencia consular para poder enjuiciar a sus agentes en estos países”, acotó.