"Hicimos todo por Edgar": Graco Ramírez

El gobernador de Morelos negó que sus funcionarios hayan usado políticamente el caso del mexicano condenado a muerte en EU o desperdiciado el tiempo y las posibilidades jurídicas.
Edgar Tamayo, mexicano sentenciado a muerte y ejecutado en Estados Unidos
Edgar Tamayo, mexicano sentenciado a muerte en EU. (Especial)

Cuernavaca

"Como gobernador de Morelos hice lo que estuvo a mi alcance" para salvarle la vida al morelense, Edgar Tamayo Arias, expresó el mandatario estatal, Graco Ramírez Garrido Abreú, al negar de forma tácita que su administración o sus funcionarios hayan usado políticamente el caso del mexicano condenado a muerte en Estados Unidos, o desdeñado el tiempo y las posibilidades jurídicas para evitar la inyección letal contra el oriundo de Miacatlán.

En respuesta directa al alcalde del municipio donde Tamayo nació, Sergio Arias Carreño, quien este domingo señaló al mandatario y a otros integrantes de la administración estatal como responsables de usar el caso para lucimiento mediático, y de haber actuado tardíamente para evitar que el estado de Texas lo ejecute el próximo miércoles, Ramírez Garrido aseguró que no solamente él, sino "otros gobiernos estatales hicieron esfuerzos en el caso Tamayo", para salvarle la vida y apoyar a su familia.

En rueda de prensa, el perredista indicó que lo que jurídicamente era necesario hacer, se hizo, y dirigió de nuevo sus críticas contra el gobernador de Texas, Rick Perry que ha desatendido las determinaciones legales de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que determinó revisar el caso de Tamayo, ya que desde su aprehensión por homicidio de un policía en 1994 y hasta la resolución de su condena, no tuvo apoyo consular, lo que violó sus derechos al debido proceso de su juicio, lo que a su vez, contraviene tratados internacionales en materia de derechos humanos.

A 48 horas de la fecha fijada para la ejecución de Tamayo, Graco Ramírez dijo que debido al apoyo que su administración brindó, los padres y hermanos de Edgar ya están en los Estados Unidos, pese a la "negociación complicada y muy difícil" que se tuvo con las autoridades norteamericanas, a través de la secretaría de Relaciones Exteriores del gobierno mexicano, que lograron los visados en tiempo record par toda la familia que acompaña ya a Edgar, incluyendo el de uno de los hermanos, a quien inicialmente se le negó el ingreso por haber sido deportado con anterioridad.