Suspenden remoción de manglar para obra en Punta Nizuc

Un juez de distrito también ordenó suspender temporalmente el inicio de todas las obras vinculadas con el proyecto del Hotel Riviera Cancún, incluso las de carácter civil en el predio ubicado ...
El proyecto del conjunto hotelero Riviera Cancún, aprobado por Semarnat, se encuentra en una zona de vulnerabilidad ambiental y crítica.
El proyecto del conjunto hotelero Riviera Cancún, aprobado por Semarnat, se encuentra en una zona de vulnerabilidad ambiental y crítica. (Especial)

Cancún

El Juez Quinto de Distrito con sede en Quintana Roo, Ciro Carrera Santiago, ordenó suspender provisionalmente la construcción del hotel Riviera Cancún, --quinto de la cadena Riú en esta entidad--que implica una devastación más grave, en términos ambientales, que Malecón Tajamar.

El Grupo ibérico que encabezan los hermanos Luis y Carmen Riú han librado una larga batalla para erigir las dos torres de 70 pisos y 530 habitaciones, desde el gobierno fallido de Gregorio Sánchez.

La resolución del juez responde a la denuncia interpuesta contra de la edificación de un proyecto de 530 habitaciones que los Riú pretenden construir en la Manzana 55, del boulevard Kukulcán, en la zona hotelera de punta Nizuc.

"El Juzgado concede la suspensión provisional de cualquier acto que implique la remoción de manglar y todo tipo de vegetación o material orgánico, así como uso y aprovechamiento de aguas nacionales y/o recursos hídricos nacionales, y relleno con material pétreo", sentencia la resolución 251/2016.

El juez también ordenó suspender el inicio de todas las obras vinculadas con el proyecto, incluso las de carácter civil dentro del predio ubicado entre dos Áreas Naturales Protegidas (ANP): Manglares de Nichupté y el Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc.

El hotel Riviera-Cancún, de 95.6 millones de dólares de inversión, había sido rechazado originalmente por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental de Semarnat. Sin embargo, en diciembre de 2015, en un proceso marcado por evidentes irregularidades, la dependencia autorizó el mismo proyecto, con la ligera variante de 30 habitaciones menos.

Entre los ilícitos se menciona haber vendido una calle de acceso a la playa que entroncaba con el bulevar Kukulcán, por lo que el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) será indiciado como autoridad responsable de comercializar una vialidad de uso público e inventariada como equipamiento municipal para favorecer al Grupo Riú.

La secretaria del Juzgado Quinto de Quintana Roo, Paola Itzel Rivera López, certificó el amparo 251/2016 contra autoridades de los tres niveles de gobierno: en la Ciudad de México contra el director general de Impacto y Riesgo Ambiental y el director de la Comisión Nacional del Agua; y el Consejo Estatal Forestal del Estado de Quintana Roo.

En Cancún fueron notificados el secretario de Ecología y Desarrollo Urbano municipal, directores de Desarrollo Urbano y de Ecología municipal, la jefa de la unidad de gestión ambiental de la Secretaria de Medio Ambiente y Recursos Naturales así como los jueces Tercero, Cuarto y Séptimo de Distrito de Quintana Roo.

En febrero, el Juzgado Séptimo de Distrito en Cancún concedió la primera suspensión provisional en contra de la construcción del polémico hotel.

El proyecto del conjunto hotelero Riviera Cancún, aprobado por Semarnat, se encuentra en una zona de vulnerabilidad ambiental y crítica. En esa área se concentra el máximo índice de vulnerabilidad costera en Cancún, por la interrupción del transporte de sedimentos y eventuales cambios en la corriente litoral.

El predio donde Riú pretende construir su complejo fue beneficiado por el Programa de Desarrollo Urbano (PDU) del Ayuntamiento que preside Paul Carrillo Cáceres, que con este instrumento permitió pasar de una construcción de 75 habitaciones por hectárea y tres niveles de altura, a una densidad neta de 270 cuartos por hectárea y máximo 565, con altura de 20 niveles ó 70 metros.

La Sala Constitucional y Administrativa del Poder Judicial de Quintana Roo declaró la suspensión de la licencia de construcción 68269 con folio 2191, expedida por el secretario de Desarrollo Urbano del municipio, Rolando Melo, el pasado 19 de diciembre de 2014 a favor de Riusa II, filial mexicana de Grupo Riú.