Suspenden sesión en el Congreso de Morelos por seguridad

Un grupo de ciudadanos se inconformó por los nuevos impuestos municipales hasta que se registró la gresca, por lo que personal de seguridad intervino.
Connato de bronca se vivió en el Congreso del estado de Morelos que fue sofocado por el personal de seguridad.
Connato de bronca se vivió en el Congreso del estado de Morelos que fue sofocado por el personal de seguridad. (David Monroy)

Cuernavaca

El presidente de la Mesa Directiva del Congreso estatal, Juan Ángel Flores Bustamante, determinó suspender la sesión ordinaria del Congreso estatal debido a la falta de condiciones para mantener los trabajos legislativos, debido a que un grupo de ciudadanos inconformes con los nuevos impuestos municipales, elevaron sus propuestas al punto de la agresión, por lo que el personal de seguridad tuvo que intervenir.

Cerca de las 15:00 horas, el legislador perredista determinó que no había condiciones de seguridad para continuar discutiendo la posibilidad de que los impuestos por cobros municipales se mantengan con los precios de 2013, pues este año esas imposiciones tuvieron un incremento de más de un mil 500 por ciento, aseguró el ex diputado perredista, Gabriel Rivas Ríos, líder del Frente Ciudadano, organización que encabeza la protesta y que se ha manifestado en reiteradas ocasiones ante el Congreso estatal.

Alrededor de 200 personas llegaron este medio día al Congreso estatal y amagaron por permanecer dentro hasta que los diputados modificaran la Ley de Ingresos del municipios de Cuernavaca.

Los diputados locales del PAN, Javier Bolaños y Erika Cortés se manifestaron abiertamente por regresar a los costos originales, lo cual no ha sido secundado por el resto de los diputados, particularmente los del PRI, organismo al que también pertenece el alcalde de la ciudad, Jorge Morales Barud.

Hasta el momento la sesión permanece suspendida, aún cuando el Frente Ciudadano ya se retiró, a pesar de su amenaza de "acampar permanentemente" hasta la resolución del conflicto, mismo que generó durante la sesión palabras altisonantes y un conato de bronca que debió ser sofocado por el personal de seguridad de la Cámara de Diputados.