Suspenden a profesor que maniató a niño en Guerrero

La presión de los padres de familia logró que suspendieran al maestro que puso cinta canela al menor, además de ser investigado por la Secretaría de Educación del estado.

Guerrero

Los padres de familia de la escuela primaria Juan N. Álvarez lograron la suspensión del maestro Ramón Rebolloso Flores, quien maniató y amordazó a un niño con cinta canela antes del periodo vacacional decembrino.

Una comisión de padres de familia y personal docente se reunió con Agustín Villegas Bahena, representante de la Subsecretaría de Educación Básica, a quien entregaron un pliego petitorio cuya principal demanda era la expulsión del maestro Rebolloso Flores.

"Las autoridades nos informaron que se logró la suspensión del profesor, ya no va a regresar a la escuela, además esta sometido en lo jurídico y es objeto de investigación por parte de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG)", dijo en entrevista al término de la reunión una madre de familia.

Las autoridades educativas también se comprometieron a establecer medidas preventivas para que no ocurra otra situación similar.

Entre los acuerdos pactados con la SEG está la constante comunicación y supervisión de las aulas, para garantizar que sean aptas para los niños.

Otra petición fue la del nombramiento de un director para la escuela primaria, que desde agosto está acéfala porque quien ocupaba el puesto se jubiló.

Indicó que en el pliego petitorio incluyeron más demandas, principalmente de infraestructura; dieron a la SEG un plazo de 24 horas para que se cumplan todas las peticiones.

Respecto a la situación del maestro que maniató y amordazó al niño, Gallardo Rodríguez dijo que la mañana de este martes se acercó a la escuela, pero al ver la manifestación de padres de familia mantuvo su distancia.

A partir de este miércoles el docente ya no podrá acceder a la escuela y está en suspensión mientras es objeto de una investigación.

En cuanto a la postura de los padres del menor agraviado, Gallardo Rodríguez indicó que prefieren mantener el anonimato para no afectar más a su hijo, quien señalan, presenta secuelas sicológicas por el abuso que sufrió a manos de su maestro.