Suspenden clases en escuelas de San Pedro Mártir, Oaxaca

El alcalde pidió intervenga la Secretaría General de Gobierno para solucionar el conflicto que se vive en su municipio entre las secciones 22 y 59. Dijo que la tregua fue para evitar la violencia.

Oaxaca

Como parte de una tregua para evitar que haya nuevos enfrentamientos entre profesores de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) contra docentes de la sección 59 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y padres de familia, autoridades municipales y estatales acordaron suspender al menos una semana el reinicio de clases en al menos tres escuelas en el municipio de San Pedro Mártir, -donde asisten un total de 600 alumnos.

El presidente municipal, Florencio López, reconoció que la comunidad se encuentra dividida y fragmentada debido a la abierta confrontación que prevalece entre maestros de las secciones 22 y 59 por dar clases en los tres planteles, entre ellos la escuela primaria "Porfirio Díaz", donde en las últimas semanas se registraron cruentos enfrentamientos, por el control del plantel.

Indicó que como opción a una posible solución del conflicto se ha planteado que las secciones en pugna determinan a qué hora impartan sus clases, es decir, que una imparta clases en la mañana y otra en la tarde para evitar más enfrentamientos", sostuvo.

Agregó que será con la mediación e intervención del gobierno de Gabino Cué, particularmente de la Secretaría General de Gobierno, cómo se pondrá dar solución al conflicto que se vive en su municipio.

"Nosotros hemos pedido una tregua para evitar más hechos de violencia entre ambas secciones para que ya no trastoquen la paz de nuestra comunidad y ponga en riesgo la integridad de nuestros niños y niñas, ahora solo tendremos que esperar lo que pase en la capital oaxaqueña para reanudar las clases", señaló.

Florencio López entró en funciones como alcalde del municipio de San Pedro Mártir el pasado 1 de enero y mostró simpatiza por la aplicación de la reforma educativa porque, dijo, maestros deben ser evaluados y no deben existir paros injustificados.

Aceptó que el gobierno saliente le dejo un acuerdo firmado por la mayoría de los integrantes de la asamblea comunitaria, donde se ordena la expulsión del pueblo de los profesores de la sección 22, a los que se les señala de violentos.

El mismo acuerdo establece que solo la sección 59 podrá quedarse al frente de las escuelas de la comunidad.

Sin embargo, grupos de seguidores de la CNTE y simpatizantes del Frente Único de Lucha Social por la Reconstrucción de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (FULS-APPO), advirtieron que no permitirían la salida de los profesores de la sección y amagaron con recuperar "de la forma que sea", las escuelas donde ahora impartirán clases los docentes de la sección 59.

Ante cualquier eventual hecho de violencia, la Secretaría de Seguridad Pública Estatal ordenó una presencia discreta de la policía estatal, en tanto que las escuelas en pugna se encuentran cerradas con candados y cadenas.

En tanto, el líder de la sección 59 del SNTE Joaquín Echeverría, dejo claro que su presencia en el municipio de San Pedro Mártir, está sujeta exclusivamente a la determinación que asuman los padres de familia.

"Los padres nos convocaron, ellos tienen la última palabra sobre nuestra permanencia en los planteles en disputa".

Mientras tanto, Gustavo Manzano secretario técnico de la sección 22, afirmó que será el próximo 11 de enero, cuando la asamblea estatal de su gremio dirima y resuelva activar un nuevo plan de acción para ir por la recuperación de las escuelas que se encuentran en poder de profesores de la sección 59.