Repliegan protestas durante visita de EPN a Juárez

El titular de Seguridad Pública Municipal, Adrián Sánchez Contreras, informó que no hubo ningún detenido durante las dos escaramuzas que se registraron en esta localidad.

Chihuahua

Tres protestas, una de ellas sofocada con el uso de la fuerza, se registraron en las inmediaciones de los tres lugares que visitó el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, durante la gira que realizó a Ciudad Juárez, Chihuahua.

Durante la primera gira de EPN que se concretó este miércoles, arribaron la noche de este martes, un poco más de 200 elementos de la Policía Federal, que bajo la coordinación del Estado Mayor Presidencial, participaron en la logística de seguridad.

El vocero de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), Adrián Sánchez Contreras, informó que por parte de la citada dependencia, no hubo ningún detenido durante las dos escaramuzas que se registraron en esta localidad.

"No hubo ninguna detención por parte de la autoridad municipal, debido a que los operativos estuvieron coordinados por las autoridades federales, incluso, las vallas de seguridad estuvieron organizadas por elementos federales", dijo el portavoz.

En la primera manifestación que amenazaba con subir de nivel, un grupo de personas de Morena, encabezados por Juan Carlos Loera, quemaron una piñata con la imagen del presidente en las avenidas tecnológico y Teófilo Borunda.

Mientras el presidente Enrique Peña Nieto inauguraba en ese punto el Centro Deportivo Familiar (Cedefam) para los agentes policiacos, los manifestantes protestaban por el caso "Ayotzinapa" y por la entrega de los televisores digitales.

Posteriormente, los integrantes de la Asamblea Universitaria protestaron -en las cercanías del Hospital de la Mujer- por la desaparición de los 43 universitarios. Allí, los manifestantes pintaron el número "43" en los escudos de los federales.

"Señoras y señores, respetamos su derecho constitucional de manifestarse pero no debemos ser violentos", pedía uno de jefes de los agentes federales, lo cual fue rechazado por los estudiantes, quienes, con insultos rechazaban la propuesta.

Al tiempo en que el presidente Enrique Peña Nieto inauguraba el nosocomio en compañía del gobernador César Duarte Jáquez, los federales respondieron con gas lacrimógeno los golpes e insultos de los manifestantes, los cuales, en menos de cinco largos minutos fueron sometidos por los agraviados.

Finalmente, otra protesta tuvo lugar en el exterior del complejo gubernamental del Gobierno de Chihuahua, donde EPN se reunió con integrantes del sector empresarial y de la sociedad civil de esta frontera. En las tres protestas, destacó José Castillo, quien con la foto de su hija Esmeralda, pedía su regreso: "con vida", dijo.