Sigue paro de maestros de la región Acapulco-Coyuca de Benítez

El delegado de servicios educativos dijo que a pesar de que la SEG anunció el regreso a clases más de 90 escuelas de educación básica no volvieron por falta de seguridad para el personal y alumnos.

Acapulco

A pesar del anuncio oficial de la Secretaría de Educación Guerrero de que se reanudarán las clases en las escuelas ubicadas en zonas de alto riesgo, no regresaron los alumnos y maestros.

Al respecto el delegado de la región Acapulco-Coyuca de Benítez, de los servicios educativos confirmó que las más de 90 escuelas de educación básica no regresaron a clases porque no hay condiciones de seguridad para el personal y alumnos.

"Mañana habrá una reunión con el secretario (Salvador Martínez della Rocca), y los maestros para conocer más detalles y haya las condiciones para el regreso a clases", dijo el funcionario de la SEG.

Personal administrativo y docente de los centros escolares de educación básica que se ubican en cuadrantes de mayor inseguridad continuaron este lunes con el paro de labores y el plantón en la Delegación de Servicios Educativos Región Acapulco-Coyuca, porque no han llevado los recorridos de la gendarmería y militares a los centros educativos.

En entrevista, un docente que representa a un grupo de maestros que se mantienen en paro de labores por la inseguridad, y quien pidió omitir su nombre por el miedo que tienen a los ataques de los delincuentes, dijo que tampoco se llevó a cabo una reunión que tendrían con el delegado regional de los Servicios Educativos, Alfredo Miranda Vergara, para constatar la ausencia de las fuerzas armadas en los alrededores de sus escuelas.

Ayer precisamente se formaron filas de trabajadores del magisterio en la Delegación porque estuvieron cobrando sus salarios y la segunda parte del aguinaldo, y advierte que podría haber una nueva reunión con el secretario de Educación de Guerrero, Salvador Martínez Della Rocca.

Los docentes dijeron que en los últimos ocho días dos maestros han sido asesinados, uno de los cuales, Marco Antonio López Sánchez, fue privado de la vida en Ciudad Renacimiento el 10 de enero, estaba comisionado en el área de Escalafón y era simpatizante del grupo disidente de la CETEG.

Acusaron que además continúan las amenazas y extorsiones a docentes en las escuelas que se localizan en la zona conurbada del municipio de Acapulco.