Sigue paro de labores por casos de zika en hospital del Istmo

Desde el pasado 25 de enero están sin actividades también dos centros de salud por el incumplimiento de las minutas firmadas por autoridades de la Secretaría de Salud, además siguen sin ...

Oaxaca

En la zona del Istmo de Tehuantepec, trabajadores sindicalizados, la mayoría médicos y enfermeras, pararon labores de un hospital y dos clínicas ante los casos de zika, uno de ellos que afectó a una mujer que tiene siete meses de gestación y fue sacada del hospital por los inconformes que temen contagiarse.

A pesar de que la Jurisdicción Sanitaria número 2, Juchitán, ya tenía informes desde finales de 2014 de casos sospechosos en la región, los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO) no hicieron pública la emergencia sanitaria hasta hace una semana.

Debido al cierre del Hospital General Macedonio Benítez Fuentes y de los dos centros de salud de la zona, la población afectada por el virus ha tenido que acudir con médicos particulares para recibir atención y tratamiento.

Hasta el momento, la Secretaría de Salud de Oaxaca (SS) ha informado sólo de 25 casos confirmados de zika en el estado, y rechaza que haya una contingencia sanitaria, advierten que la situación esta controlada.

El paro de labores de los trabajadores comenzó el 25 de enero pasado por el incumplimiento de las minutas firmadas por las autoridades de la Secretaría de Salud y desde entonces están paralizadas todas las unidades médicas de la zona.

Rodolfo Martínez Altamirano, secretario general de la Subsección 02 del Sindicato de Trabajadores de los Servicios de Salud de Oaxaca calificó como insuficientes las respuestas que tuvieron sus demandas, tras la reunión con el titular de los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO), Héctor González Hernández, el pasado lunes.

Dijo que ante lo limitado que han sido las respuestas, los médicos y enfermeras permanecerán en paro, ya que siguen sin medicamentos ni insumos.

Informó que el caso de la clínica de San Blas Atempa, el personal valorará las condiciones para reanudar labores y dar la atención a la población con lo que cuenten, "no vamos a dar ni un paso atrás", subrayó.

Dijo que el otro propósito de la asamblea permanente o paro, es contener el flujo de personas que pudieran estar acudiendo a los hospitales en busca de atención médica y que termine con un desabasto y colapse totalmente los servicios de salud.

Mientras tanto la población tendrá que seguir esperando hasta que se tengan respuestas favorables y se normalicen todos los servicios en los hospitales de Juchitán, Ixtepec, Tehuantepec y los dos de Salina Cruz.

Será hasta el próximo 16 de febrero cuando los trabajadores y las autoridades de los Servicios de Salud se vuelvan a reunir para buscar nuevamente acuerdos, pero adelantaron que si esto no se logra, entonces radicalizarían sus acciones.