Sigue libre principal causante de la violencia en Chilapa: comisario

José Apolonio Villanueva, comisario de Xiloxuchicán, dijo que la incursión en Chilapa el año pasado tuvo un objetivo detener a Zenén Nava, presunto líder de “Los Rojos”.

Chilpancingo

José Apolonio Villanueva, el dirigente más visible de los civiles armados que mantuvieron Chilapa bajo su control del 9 al 14 de mayo de 2015, sostiene que el principal causante de la violencia en dicho municipio sigue libre, de ahí la tensión social que aún prevalece en la zona.

El comisario de Xiloxuchicán, municipio de Chilapa, sostiene que la incursión en dicha cabecera municipal, ocurrida del 9 al 14 de mayo tuvo un objetivo muy claro, detener a Zenén Nava, presunto líder del grupo delictivo conocido como “Los Rojos”, a quien se atribuía la desaparición de por lo menos 30 habitantes de la zona rural, principalmente de las comunidades ubicadas en el lado sur.

Durante los cuatro días de la ocupación, dijo que se buscó al supuesto jefe de plaza, sin embargo no les fue posible encontrarlo, al parecer porque ya se había retirado de la zona, después se retiraron  a petición expresa del Ejército Mexicano.

Recordó que cuando se retiraron, ellos recibieron el ofrecimiento de que en cuestión de días, el supuesto líder de Los Rojos sería detenido, lo que no sucedió.

Villanueva niega que en las comunidades que se han sumado a la Unión de Pueblos por la Paz y la Justicia estén los 61 desaparecidos que se reportaron después de la ocupación de Chilapa, también rechaza que haya una vinculación entre las personas armadas que participaron en el asedio a Zitlala con el grupo delictivo “Los Ardillos”, como incluso lo manifestó el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Lo que sí admitió, es que la incorporación de comunidades a la estructura de Pueblos Unidos por la Paz y la Justicia se incrementó en los últimos meses, sobre todo en los lugares en donde la gente al servicio de Zenén Nava ha generado violencia.    

Recordó que durante la ocupación de 2015, “El Chaparro” se comunicó con él para ofrecerle información respecto al paradero de los desaparecidos, aunque la condición para proporcionar los datos fue que se retiraran de la ciudad.        

En efecto, al cabo de unos días se encontró a tres personas encobijadas en una comunidad supuestamente indicada por Zenén Nava, aunque uno de los cuerpos resultó corresponder a un joven levantado de su casa el 9 de mayo, se trató de un estudiante que llegó de Guadalajara para visitar a su familia, fue privado de la libertad y después asesinado.

Mientras la violencia se mantiene en la cabecera municipal de Chilapa, dijo que en las comunidades incorporadas a la organización la situación ha cambiado mucho, “ya no hay secuestros ni matanzas, allá no hay robos no hay asesinatos; hay fiestas tradicionales y existe respeto, las empresas refresqueras que van a vender sin que se les moleste pueden dar testimonio de lo que les digo”, asume.

Incluso, refirió que hay comerciantes de Chilapa que van hacia las comunidades para ofrecer diferentes productos, con la garantía de que no les pasará nada.

Dijo que se tuvo la confianza de que con la puesta en marcha del operativo Chilapa, del que participaron elementos del Ejército Mexicano y de la Policía Federal (PF) se obtendrían resultados positivos en cuanto a la búsqueda de Zenén Nava, sin embargo eso no sucedió.

“El tipo que nosotros tratamos de encontrar, porque fue el que ordenó muchas contra los pueblos cosas sigue vivo y libre, siento que es el mismo que esta pegando en Zitlala y por eso pedimos que se le busque y se le detenga”, anotó.