Gendarmería cuidará selva Lacandona, Tepozteco y el Izta-Popo

También se contempla desplegar a la Gendarmería Ambiental en la reserva de la mariposa Monarca y el Cañón del Sumidero; Semarnat busca con este grupo tasa cero de deforestación para 2030.
El alcalde de Ocosingo llama a conservar la naturaleza.
La selva Lacandona perdió 50 por ciento de su extensión en 20 años. (Paola García)

Ciudad de México

La Gendarmería Ambiental iniciará operaciones, a más tardar en diciembre, en las áreas naturales que tienen denominación internacional y en aquellas que enfrentan invasiones o tala ilegal, como la selva Lacandona, El Tepozteco y el Parque Nacional Izta Popo.

Rafael Pacchiano, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, dijo que se desplegará a este grupo especial de la Gendarmería en las áreas naturales protegidas donde la vigilancia de guardabosques e inspectores es insuficiente para hacer frente al crimen organizado.

"Nuestras áreas naturales protegidas enfrentan amenazas graves como la tala ilegal, tráfico de flora y fauna, invasiones, en algunas ocasiones también se presentan casos de delincuencia común que afectan a los visitantes, a la gente que ahí habita, y donde el personal de la Conanp y los inspectores de Profepa no tienen ni el adiestramiento ni la capacitación para hacer frente a este tipo de amenazas, sobre todo cuando también tienen que ver con crimen organizado", reconoció.

En entrevista con Milenio, el funcionario indicó que la Semarnat destinará el presupuesto para patrullas todo terreno, como jeeps y motocicletas, además de drones. Mientras que la Comisión Nacional de Seguridad se encargará del armamento.

Explicó que el número de gendarmes ambientales que se desplegarán se decidirá luego de que la Comisión Nacional de Áreas Naturales protegidas (Conap) determine qué sitios deben fortalecerse, "será un esfuerzo gradual dependiendo de las necesidades".

Destacó como focos rojos los problemas de invasiones en la selva Lacandona, la tala ilegal en la zona núcleo de la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca, y la depredación de la vaquita marina en el Alto Golfo de California, donde continuarán los esfuerzos de protección en el mar por parte de la Armada de México y en tierra por parte de la Policía Federal.

"Un inspector llega y sanciona un acto administrativo, mas no está capacitado ni tiene el equipamiento para hacerle frente a un delincuente, por eso es que necesita estar respaldado por la policía, que les pueda apoyar para que ellos puedan hacer su trabajo", dijo.

Alejandro del Mazo, titular de la Conanp, indicó que se dará prioridad a las áreas que tienen denominación internacional, y a las que enfrentan presión por invasiones, tala ilegal, extracción de flora y fauna y otros actos de delincuencia común.

En esa lista están el Parque Nacional Izta Popo, el Corredor Biológico del Chichinautzin, el Cañón del Sumidero, y el Parque Nacional El Tepozteco.

La Conanp tiene 548 guardaparques distribuidos en las 177 áreas naturales protegidas, y aunque los calificó como "los héroes de la conservación", reconoció "no es personal que vaya armado lo que representa una desventaja antes las problemáticas que enfrentan las áreas naturales".

Pacchiano Alamán destacó que con la Gendarmería Ambiental se busca también aumentar del 12 al 17 por ciento la superficie catalogada como área natural protegida; además de alcanzar una tasa cero de deforestación para el año 2030.