Comparece gabinete de Seguridad de Guerrero

El secretario General de Gobierno, David Cienfuegos, dijo ante los diputados locales que hay grandes pendientes en esta administración que se resolverán con diálogo y tolerancia. 

Chilpancingo

Los integrantes del gabinete de Seguridad del gobierno estatal comparecieron ante el Pleno del Congreso local y admitieron que actualmente Guerrero vive un estado de excepción, con cuerpos policíacos débiles, actividad constante del crimen organizado y el surgimiento de policías comunitarias probablemente contaminadas.

Si bien se admitió que las acciones del magisterio disidente y el normalista rural bajaron durante las últimas semanas, en el aire quedó la duda respecto al amague de boicotear los comicios del 7 de junio.

El ciclo de comparecencias inició con una exposición de 12 minutos presentada por el secretario general de Gobierno, David Cienfuegos Salgado.

El funcionario admitió que la actual administración gubernamental se instaló en situaciones extraordinarias, que requirieron en su la atención inmediata por la gravedad con la que se presentaron los problemas derivados de los ataques de Iguala, la noche del 26 de septiembre de 2014.

"En los últimos meses se ha vivido una situación que podemos decir que es de excepción, por eso resultaba poco útil y hasta irresponsable establecer una estrategia de gobierno de tipo convencional", señaló el secretario de Gobierno.

Respecto al amague de maestros y estudiantes de normales públicas, en el sentido de aplicar un boicot a las elecciones, el funcionario dijo que solamente se perciben con cierto nivel de riesgo a Tixtla, Chilapa, Ayutla y en menor proporción Chilpancingo.

Entre los grandes pendientes que mencionó en su intervención en Palacio Legislativo, mencionó el caso Ayotzinapa-Iguala, el surgimiento de grupos civiles armados para darse seguridad pública, ante la incapacidad de los tres niveles de gobierno para hacerlo, la pobreza económica, además de la insuficiencia del Estado para garantizar la estabilidad laboral, prestaciones y salarios dignos hacia sus trabajadores.

Para Cienfuegos Salgado, los problemas que arrastra Guerrero solamente se van a resolver con una política de diálogo y tolerancia máxima, porque muchas organizaciones sociales con legitimidad todavía no están satisfechas.

La SSP, inestabilidad y falta de personal

Pedro Almazán Cervantes, titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) indicó que asumió la dependencia en un contexto de mucha inestabilidad; pues en un lapso de tres años con seis meses, hubo seis responsables del área que de manera inesperada debieron renunciar.

"Cuando asumí el cargo el 10 de noviembre de 2014 solamente se me entregó de manera formal y completa el mobiliario y el quipo de cargo de la oficina del titular; no así los recursos humanos, materiales y financieros asignados a las subsecretarías y unidades administrativas que me están subordinadas", anotó.

Lo que advirtió en el inicio de su etapa al frente de la dependencia; "un lastimoso abandono en la conducción de esta dependencia, así como un pobre y desordenado cumplimiento de las tareas ordinarias sustantivas de la Secretaría".

El mismo abandono se encontró en programas que se ejecutan en coordinación con la federación; como la implementación del nuevo sistema de justicia penal; del Registro Público Vehicular y el Mando Único Policial, entre otros.

"Hay mucho deterioro en las instalaciones; en el parque vehicular y quipos de computo, video vigilancia y telecomunicaciones, además de un deficiente control de los recursos materiales y humanos".

Derivado de ese descuido, señaló que se detectó el extravío de 557 armas de fuego que se perdieron entre enero de 2011 y octubre de 2014, sin que en la mayoría de los casos se ejerciera acción alguna contra los responsables.

En resumen estableció: "Se recibió una Secretaría de Seguridad Pública y una policía estatal con grandes rezagos en materia de organización, equipamiento, capacitación, infraestructura, transparencia, prestaciones sociales, profesionalización y desarrollo de la carrera policial".

Situaciones similares se detectaron en la mayoría de las policías preventivas municipales, lo que incrementa la consolidación del mando único.

Con esas condiciones la SSP y sus policías estatales deben encarar las acciones violentas que desencadenan los grupos del crimen organizado que se disputan las principales de estado, además de contener las movilizaciones derivadas del caso Iguala-Ayotzinapa.

De los números

Actualmente la SSP cuento con 4 mil 307 elementos efectivos, los que deberían estar abocados resguardar la seguridad con aproximadamente 500 elementos por región.

Sin embargo, los efectivos se diluyen en dos turnos, lo que baja la presencia a 250 elementos por región, pero eso no es posible porque también se debe descontar el 70 por ciento destinado a la seguridad en centros penitenciarios; edificios públicos y escoltas asignados a manera de medidas cautelares, la mayoría de los casos solicitadas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos (Coddehum).