Se plantan campesinos de Chiapas en sedes del CDI y Sedesol

Demandan apoyos productivos, vivienda, escuelas y hospitales. El líder de la UNTA dijo que las dependencias les adeudan 600 mdp. Señaló que de no tener respuesta iniciarán una huelga de hambre. 
Más de 500 Policías Federales antimotín encapsularon a los campesinos en las inmediaciones de la CDI en Tuxtla Gutiérrez.
Más de 500 Policías Federales antimotín encapsularon a los campesinos en las inmediaciones de la CDI en Tuxtla Gutiérrez. (Issa Maldonado)

Tuxtla Gutiérrez

En Chiapas los campesinos y sus familias viven entre escuelas sin servicios básicos, clínicas sin médicos, caminos de terracería, viviendas con piso de tierra y apoyos que se retrasan y son mínimos.

Este jueves, exigieron que sus condiciones de vida mejoren por lo que se plantaron en la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) y la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI).

En las inmediaciones de la CDI en Tuxtla Gutiérrez, los campesinos fueron encapsulados por más de 500 Policías Federales antimotín, a pesar de que protestaban pacíficamente, repudió Carlos Humberto Luna López, dirigente de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA).

En entrevista, Luna señaló que la jornada en Chiapas se realizó de manera paralela con otras entidades del país, entre integrantes de la UNTA y el Frente Auténtico para el Campo, ante el incumplimiento de la Sedatu, Sedesol y CDI de diversos apoyos que debieron aterrizar hace seis meses.

Aunque las organizaciones sociales presentaron en tiempo y forma los trámites para cumplir con las reglas de operación, los recursos para caminos, carreteras, viviendas, escuelas, apoyos productivos y de impulso para el campo aún no han sido asignados para los campesinos.

Ante la presencia de policías antimotín, el dirigente responsabilizó al gobierno federal y estatal por la "actitud de agresión policial", cuando únicamente "compañeros indígenas de Chenalhó, San Juan Cancuc Ixtapa y Jitotol" se movilizaban de manera pacífica.

Por ello, los campesinos exigieron la destitución del delegado de la CDI, Roberto Serrano Altamirano, ante la represión policiaca y la falta de compromisos con los indígenas.

El líder de la UNTA apuntó que, de no obtener una respuesta de las dependencias, iniciarán una huelga de hambre en los 70 municipios con presencia de la organización.

Este jueves, mil 500 delegados se manifestaron en Sedatu, CDI y Sedesol, cuyas dependencias adeudan un total de 600 millones de pesos a campesinos de diversos proyectos y programas.

Además, lamentó la situación que ocurre en Las Margaritas, donde pobladores indígenas carecen de médicos, a pesar de que construyeron un hospital con sus propios recursos hace un par de años.

Los apoyos, indicó Luna, son de mil 100 pesos por hectárea para los campesinos.

Por lo anterior, se esperan movilizaciones en Chenalhó donde se plantearán demandas para el sector.