Se oponen comuneros a construcción de ducto en el Istmo

Activistas de diversas organizaciones sociales colocaron barricadas y bloqueos carreteros a fin de impedir que maquinaria pesada de Pemex avance en las obras de la red de gasoductos.

Oaxaca

Activistas de diferentes organizaciones sociales y comuneros impusieron barricadas y bloqueos carreteros para impedir el ingreso de maquinaria pesada a la zona del Istmo de Tehuantepec, donde concesionarios de Petróleos Mexicanos (PEMEX), intentan avanzar las obras de construcción de una red de gasoductos, desde Veracruz, hasta Salina Cruz que fue anunciado a principios de año por el presidente Enrique Peña Nieto y donde se habrán de invertir poco más de 200 millones de dólares.

Los inconformes liderados por Carlos Beas Torres, de la Unión de Comunidad Indígenas de la Zona Norte del Istmo (UCIZONI), advirtieron su oposición a la obra de infraestructura porque no fue consultado con los dueños de la tierra ni las comunidades originarias.

Detalló que el domingo se celebró una asamblea general de representantes de 25 comunidades y colonias afectadas por la operación de PEMEX, en la comunidad de Rincón Viejo, perteneciente al municipio de Santa María Petapa, donde los dirigentes comunitarios condenaron primero la agresión de que fueron víctimas el pasado 28 de enero, cuando fueron desalojados de los accesos a la refinería "Antonio Dovali Jaime" por un grupo de choque ligado tanto con el Sindicato Petrolero como con la Confederación de Trabajadores de México (CTM).

Los inconformes refieren que PEMEX no ha respondido a las demandas de indemnizaciones por sus accidentes ambientales generados por el mal funcionamiento de su infraestructura y por sus nuevas obras.

Beas Torres, asevero que PEMEX esta actuando de manera indolente e irresponsable en lo que compete a la fuga de hidrocarburos que se han reportado en los últimos meses.

Dijo que el último accidente ambiental se registró a finales del 2014, y hubo ciento de personas evacuadas de sus comunidades, además de que se causó un daño irreversible al ecosistema.

Otra contingencia son las operaciones de la empresa PMI, transoceánica abastecedora de Gas LP contratada por PEMEX, que ha desplegado maquinaria pesada para avanzar en la construcción del propano ducto que atravesará 315 kilómetros en la zona del Istmo de Tehuantepec, ingresando por diferentes ejidos.

Indicó que lo grave de esta acción es que los responsables de los trabajos realizan la introducción del ducto sin pedir permiso a los pobladores, dañando y destruyendo a su paso el medio ambiente.

Mencionó que hay devastaciones de maleza y selva en los terrenos tanto del ejido el Mogoñe Viejo, del municipio de San Juan Guichicovic, como del ejido Almoloya del municipio de Barrio La Soledad y la comunidad de Santa Rosa, perteneciente al municipio de Ixtaltepec.

Por lo que por determinación de la asamblea de los pueblos se determinó secuestrar la maquinaria, cerrándose los caminos y carreteros de accesos, expulsando a los obreros que trabajan en la zona.

Beas Torres, recriminó que como contrato de compraventa de las tierras se pretenda pagar la cantidad de 100 mil pesos, cuando el daño al ecosistema es irreversible, aunado a que se está tratando de despojar de sus tierras a los ejidatarios.

El dirigente de UCIZONI, acusó al gobierno federal y al PEMEX de violentar el derecho de las comunidades indígenas con sus acciones de despojo de tierras.