Vandalizan maestros Casa Guerrero

Un grupo de maestros intentó derribar la puerta 3 del inmueble con un poste de luz, logrando su objetivo con una camioneta a la que prendieron fuego.

Chilpancingo

Después de sostener un enfrentamiento con policías antimotines en la puerta 3 de la Casa Guerrero, maestros de la Ceteg lanzaron cuetones y prendieron fuego a una camioneta en esa misma puerta.

La confrontación se prolongó por espacio de 40 minutos tiempo en el que maestros y policías intercambiaron pedradas, después comenzó el lanzamiento de gas lacrimógeno por parte del personal de seguridad pública y posteriormente los profesores utilizaron una camioneta oficial para embestir y derribar la puerta de metal.

De terrenos blandíos cercanos arrancaron grandes porciones de pasto seco, mismo que apilaron frente al inmueble e introdujeron en la cabina de la camioneta Ram, de modelo reciente, la cual acercaron a la puerta y le prendieron fuego.

Con la unidad en llamas los maestros decidieron que ya era tiempo de retirarse y tras agrupar a su avanzada comenzaron a marchar sobre la avenida Rufo Figueroa.

Eras las 16:30 horas cuando al lugar llegó una brigada de Protección Civil del estado y aunque titubearon decidieron apagar la unidad.

Paras las 16:50 el personal fue reforzado con elementos de la policía acreditable que se instalaron en el perímetro del inmueble para evitar otra embestida.

Antes, maestros disidentes y normalistas rurales sostuvieron una confrontación con personal de seguridad y policías antimotines en la puerta 3 de la residencia Oficial Casa Guerrero.

La confrontación se generó al término de una marcha que inició en el centro de la ciudad y culminó en la Casa de Gobierno.

Los maestros abrieron perforaciones en la residencia oficial con picos para evocar de manera simbólica la forma en que los estudiantes de Ayotzinapa fueron abatidos en Iguala la noche del 26 de septiembre.

El personal de seguridad respondió lanzando petardos, después piedras y tejas para ahuyentar a los maestros que respondieron con resorteras y con un poste de alumbrado que derribaron en contra de la puerta de metal y también derribaron parte del cableado de alta tensión que rodea al edificio.