Se desmarca CETEG de liberación del ayuntamiento de Acapulco

El secretario de la coordinadora reconoció que estaba pactado la entrega de vehículos oficiales, sin embargo, a algunas unidades se les poncharon las llantas y otras les robaron las 4 ruedas.

Chilpancingo

El secretario general de la CETEG, Ramos Reyes Guerrero aclaró que no fue informado sobre la entrega de los Ayuntamientos de Acapulco y San Jerónimo, ya que la decisión la asumió el Movimiento Popular Guerrerense (MPG) de manera unilateral.

Reyes Guerrero aclaró que la CETEG no fue informada previamente de que las instalaciones del palacio municipal porteño serían entregadas la jornada del domingo 8 de marzo.

"Hablando con la verdad, yo no tuve información de la decisión que tomaron los compañeros del Movimiento Popular de esa región, solamente escuchamos que ya habían liberado, pero no nos informaron antes que lo fueran a hacer", señaló el dirigente de la coordinadora.

Respecto a las razones por las que se decidió devolver las instalaciones, dijo que fue una determinación local, de la que él en su calidad de secretario general de la CETEG es respetuoso.

Indicó que todavía no se decide la liberación de los ayuntamientos que permanecen bajo control de la coordinadora, entre ellos el de Chilpancingo, Tixtla, Tlapa, Ayutla, Chilapa y Tecoanapa, entre otros.

Aclaró que ninguna instalación en poder de la CETEG ha sido objeto de rapiña, por lo que asumió el compromiso de que al terminar el movimiento, los inmuebles estarán en condiciones óptimas para su utilización.

A pregunta expresa, dijo que no se ha tocado el tema de la liberación de los palacios de Acapulco y San Jerónimo, por lo que no podría referirse a dicho acto como una traición al movimiento.

Aprovechó la ocasión para aclarar que él no ha pactado la entrega de más palacios municipales, tampoco para levantar el plantón ubicado en la plaza central de Chilpancingo.

Si eso ocurre, dijo que será producto de una decisión consensada, que adoptarán las bases del magisterio y sin dejar solos a los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa.

Lo que sí reconoció que estaba pactado era la entrega de los vehículos oficiales, sin embargo de manera extraña, algunas unidades sufrieron la pinchadura de sus llantas y otras el despojo de las cuatro ruedas, razón por la que no se pudo concretizar el acuerdo.