Se crucifican indígenas huaves frente a la CFE de Oaxaca

Manifestantes de Santa María del Mar, y Pueblo Viejo denunciaron que por un conflicto agrario hombres armados derribaron de la zona limítrofe entre ambos poblados los postes y la línea.

Oaxaca

Un grupo de indígenas huaves se crucificaron frente a las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para exigir la reconexión del servicio, luego de que por un conflicto agrario, fueron derribadas las líneas y sustraídos los cables de alta tensión.

Los inconformes originarios de las agencias municipales de Santa María del Mar, y Pueblo Viejo, denuncian que derivado a un añejo conflicto agrario que mantienen con San Mateo del Mar, un grupo de hombres armados derribó de la zona limítrofe entre ambos poblados los postes, la línea y se robo más de un 900 metros de cableado de cobre de alta tensión.

Afirmaron que son más de mil lugareños los que se encuentran a oscuras por la falta de energía eléctrica, demandando la intervención de la CFE para que se reinstale el servicio.

Exigieron también que se realicen rondines y patrullajes policiacos para resguardar las instalaciones de energía eléctrica en la zona.

Los agentes municipales de Pueblo Viejo Félix Oliver Castellanos y de Santa María del Mar, Tarcisio Jiménez José, denunciaron además que en los límites de ambas comunidades, hay presencia de gavillas de hombres armados vinculadas con el crimen organizado que cometen asaltos e invaden zonas de conflicto agrario, denunciaron autoridades municipales.

Destacó que desde hace cuatro años los secuestros, torturas y muerte de habitantes de esa zona se han presentando, sin que las autoridad estatales hayan mediado para evitar mayor confrontación.

Lo anterior, a pesar de la solicitud de atención de su gobierno, no obstante de que existe una minuta firmada con fecha de 12 de diciembre de 2011, que ha sido ignorada por funcionarios estatales.

Acompañado del abogado Efraín Solano Linares, se quejó incluso de estar aislados y secuestrados, porque desde hace más de dos años sus vecinos le tienen cerrada la única carretera de acceso, refiriendo que para salir del poblado tienen que hacerlo por vía marítima en embarcaciones de madera.

Detallan que en la minuta firmada por autoridades del gobierno de Oaxaca, había compromisos para instalar una base de operaciones mixtas en la zona y permitir el libre paso vía terrestre por la zona, retirándose el bloqueo que mantiene Santa María en contra de los habitantes de San Mateo.

Por ello, solicitaron la atención urgente al conflicto que se mantiene en la zona, antes de que genere violencia y sangre que después tengan que lamentar, y exigen la apertura del camino para garantizar el abastecimiento de víveres en la zona.

Refieren que el conflicto de origen de tipo agrario por la posesión de mil hectáreas de cultivo que tiene invadido San Mateo del Mar y que pertenecen a Santa María del Mar, que defienden sus tierras con una resolución presidencial ejecutada en el año de 1984 que fue ratificada por el Tribunal Unitario Agrario (TUA).

EL CONFLICTO

El conflicto entre los huaves, Santa María del Mar y San Mateo del Mar viene de años, pero en los últimos la propuesta de proyectos eólicos y por consiguiente la intromisión de millones de pesos agudizó las confrontaciones y la lucha por el control de espacios sagrados que entran dentro del corredor eólico

Los habitantes de San Mateo del Mar determinaron en una asamblea general que si era necesario, tomaran las armas para defender su territorio de las empresas eólicas que pretenden impulsar sin consulta previa, un parque en una zona considerada sagrada- ceremonial.

Los huaves exigieron a las autoridades de los tres niveles resolver el conflicto agrario que mantienen con la comunidad de Santa María del Mar, agencia de Juchitán, y que se localiza en la misma franja de tierra que da al Golfo de Tehuantepec, ya que éstos tienen un contrato de arrendamiento con la empresa Preneal (Promotoras de Energías Alternas) para la instalación de un parque eólico en tierras que supuestamente les pertenece.

Los huaves de San Mateo del Mar argumentaron que les corresponde el espacio sagrado invadido por sus hermanos huaves de Santa María del Mar.