No queremos vengarnos, mantenemos la resistencia: campesinos de Atenco

Campesinos que marchaban hacia el Tribunal de Texcoco fueron agredidos por un grupo de personas, integrado por ejidatarios y personas externas a la población, afirman.

Ciudad de México

Un contingente de alrededor de 300 personas salió del poblado de San Salvador Atenco en el Estado de México con dirección al Tribunal Agrario de Texcoco para mostrar su resistencia ante la venta de mil hectáreas de uso común que planean usarse como el lugar que albergará un aeropuerto.

Al frente de la marcha se veía una manta de 3 metros cuadrados con la imagen de Emiliano Zapata, la cual era sostenida por cuatro mujeres; atrás de ellas, marchaban varias filas de pobladores de Atenco sosteniendo cañas de maíz.

El contingente lanzaba consignas como “la tierra no se vende” y “tierra sí, aviones no”, para mostrar su inconformidad por el cambio en el uso de sus tierras.

La comisión de tres personas pertenecientes al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) ya se encontraba reunida con el abogado Ricardo Lagunes, sin embargo, al llegar el contingente al Tribunal, fue agredido por un grupo opositor.

“Ellos empezaron a agredir verbalmente y a señalar, porque de alguna manera son gente del pueblo que nos conocemos y empezaron a hacer retos personales, a lo cual a nuestra gente le decíamos no contestemos, buscamos la forma de evadir esas contestaciones y seguir gritando consignas en las que se puede ver que no estamos de acuerdo en la venta de la tierra”, relata Ignacio del Valle, dirigente del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.

El grupo agresor se aglutinó y comenzó a agredir a los integrantes del contingente, por lo que los campesinos se replegaron lentamente para no dejar atrás a sus compañeros. Incluso los calmaron para que no respondieran a la agresión, ya que el grupo opositor “buscaba la manera de agredir”.

“Llevábamos algunos machetes, lo que hicimos fue recoger los machetes para no caer en una situación difícil, afortunadamente creo que hemos tenido esa precaución, esa madurez de no caer en lo que ellos quieren, si hubiese sido como respuesta utilizar esas herramientas, nuestra gente sabe, hablamos de la no contestación a las provocaciones”, dijo Ignacio.

Consideró que “el gobierno quiere que caigamos en esas agresiones para que nos señalen como los que incitamos a la violencia, nuestra resistencia es muy enérgica, estamos muy molestos y de alguna manera la condición es agotar esa vía legal que se ha transformado en esto, porque el sistema propicia situaciones de división en estas comunidades al engañar, al buscar medios que dividan a la población”.

La agresión dejó 15 lesionados, incluso una persona descalabrada, sin embargo, fueron atendidos por los pobladores que saben primeros auxilios.

“Los mismos compañeros dicen vamos a aguantar, vamos a valorar si se hace la denuncia y en este caso señalamos quién monta este tipo de situaciones que es quien representa a la tierra aquí en nuestra comunidad, que sería el comisario ejidal”, aseguró.