Pide derechos humanos de Oaxaca revocar a alcalde por disputa

El presidente municipal de San Baltazar Chichiacapam,  Carlos Vásquez Rebollar, ordenó a la policía municipal disparar contra un grupo de opositores para reprimirlos.
El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo.
El presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, Arturo Peimbert Calvo. (Oscar Rodríguez )

Oaxaca

La Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) solicitó a la Cámara de Diputados Local iniciar el proceso de revocación de mandato del presidente municipal de San Baltazar Chichiacapam,  Carlos Vásquez Rebollar, quien ordenó a la policía municipal disparar contra un grupo de opositores para reprimirlos.

También demandó a la Procuraduría General de Justicia (PGJO) iniciar una investigación contra el munícipe por abuso de autoridad, lesiones e intento de homicidio.

El pasado 6 de noviembre el munícipe de San Baltazar Chichicapam ordenó a su cuerpo de policía local reprimir a un grupo de ciudadanos que se congregaban en la plaza pública para exigir la rendición de cuentas del alcalde.

En el ataque se reportó un saldo de 11 personas lesionadas y tres más detenidos, además  tres unidades motor destrozadas  y varios ventanales de propiedad y negocios dañadas por  pedradas.

El presidente de la DDHPO, Arturo Peimbert Calvo, afirmó que luego de lo ocurrido se inició un expediente de queja que se encuentra en fase de integración, donde se pedirán medidas cautelares y de indemnización a las víctimas, además de acciones de pacificación y de no repetición de los hechos.

Adelantó que en el proceso se arrojan indicios que precisan que en el ataque de la policía a la ciudadanía se configuran graves violaciones a los derechos humanos, por lo que se están exigiendo se inicie en el Cámara de Diputados el proceso de revocación de mandato a la par de las indagatorias que lleva a cabo la PGJO a fin de que el munícipe de Chichicapam sea castigado con todo el peso de la ley.

Peimbert afirmó que se cuenta con un video del teléfono celular de un ciudadano, en el cual se ve la agresión, que está sirviendo de prueba para llevar al munícipe ante los tribunales.

Peimbert Calvo afirmó que en este caso no puede permitir la impunidad porque se asemeja la actitud a lo ocurrido en Iguala, Guerrero, donde el alcalde en ese momento, José Luis Abarca, ordenó a su cuerpo de policía reprimir a los normalistas que se manifestaban en las calles de dicha localidad.

“Oaxaca debe marcar un precedente de justicia, castigando este tipo de abusos de autoridad que ya no se pueden tolerar en un régimen democrático y de respeto al estado de derecho”.

Abundó que el país se encuentra en un ambiente de vulnerabilidad por el caso Ayotzinapa, donde se lastimó, y trasgredió los derechos humanos de un grupo de estudiantes.