CNTE en Chiapas no reconocerá acuerdos federales

El delegado de la coordinadora en el estado, Rogelio Trujillo, aclaró que serán las bases las que aprueben los acuerdos, no quienes se encuentran en el diálogo. 

Tuxtla Gutiérrez

Los acuerdos que los líderes sindicales del magisterio chiapaneco logren con la Federación no significarán nada si estos no son aprobados por las bases, advirtió el delegado de la CNTE en Chiapas, Rogelio Trujillo.

Trujillo precisó que en el marco de las negociaciones instaladas en la mesa de acuerdos entre el gobierno federal, a través de la Secretaría de Gobernación, Manuel Velasco Coello, gobernador de Chiapas y la comisión encabezada por el secretario general de la Sección 7 del SNTE, Adelfo Alejandro Gómez efectuadas en Bucareli, los paristas en esta entidad mantendrán un receso.

Por el momento se mantendrá el plantón indefinido en la Plaza Central de Tuxtla Gutiérrez, capital de Chiapas, y se realizarán acciones comunes como la toma de los accesos que realizaron este lunes en la carretera al Aeropuerto Internacional Ángel Albino Corzo, ubicado en Chiapa de Corzo, y el denominado “La Pochota”, en el que participan agremiados a las secciones 7 y 40.

Sin embargo, precisó que las bases trabajadoras sindicalizadas del sector educativo se encuentran a la expectativa de las resoluciones de sus dirigentes, no descartando que haya negociaciones “en lo oscurito”, que de no ser aprobadas en asamblea conducirían a una prolongación del paro.

Incluso, advirtió que podrían aceptar por algunos días regresar a los planteles educativos, pero sólo para cobrar sus salarios y reorganizarse para suspender clases nuevamente y “pasar diciembre en el parque (Plaza Central de la capital)”, aunque pierdan los aguinaldos.

Dicha decisión, explicó Rogelio Trujillo, se daría porque la principal demanda de los maestros es la derogación de la Reforma Educativa que modificó los artículos tercero y 73 constitucionales y las leyes secundarias, exigencia que no puede cumplir el gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

Aunque reconoció que hay desánimo entre algunos integrantes del movimiento magisterial, otros más desean continuar en la resistencia, de ahí la necesidad de nuevas estrategias para continuar con las protestas incluso por cinco años más, consideró.