En Guerrero, solo hay reparto de culpas por caso Iguala

Integrante de la Comisión Especial para investigar el caso, Ruth Zavaleta, dijo que no se ve ningún acuerdo para reestructurar el orden y resolver la desaparición de los 43 normalistas.

Chilpancingo

La diputada federal del PVEM, Ruth Zavaleta Hernández, señaló que hasta el momento, en las autoridades de Guerrero se percibe una repartición de culpas en torno a la violencia del 26 de septiembre y no hay ningún acuerdo para resolver el caso Iguala-Ayotzinapa.

La integrante de la comisión bicamaral, creada para dar seguimiento al caso, indicó que lo prioritario para todos los involucrados en el tema es la presentación con vida de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, además de la sanción para los responsables de los crímenes cometidos en el periférico y el crucero de Santa Teresa.

Sin embargo, se dijo preocupada por algunas respuestas que se han dado a los legisladores durante las mesas de trabajo sostenidas.

Por ejemplo, el procurador de Justicia, Iñaky Blanco Cabrera no pudo explicar puntualmente como es que se omitió vigilar de cerca al defenestrado presidente municipal, José Luis Abarca Velásquez para evitar que una vez separado de la presidencia municipal huyera.

El fiscal solo respondió a los cuestionamientos con un "simplemente se nos fue", lo que generó preocupación y molestia entre los miembros de la Comisión.

Indicó que se advierte en las autoridades de Guerrero una repartición de culpas por todo lo ocurrido entre las 21:30 horas del viernes 26 y las 00:30 horas del sábado 27 de septiembre.

Pero hasta el momento se carece de un acuerdo que perfile la solución del caso, entre otras cosas porque se reconoce que la infraestructura con la que cuentan las autoridades estatales resulta insuficiente para encarar el reto, se requiere del respaldo permanente de la federación.

Licencia del gobernador suavizaría el ambiente social

De acuerdo a la representante popular, indicó que no se percibe en Guerrero un intento por reinstalar completamente al Estado de derecho.

"La violencia se ha vuelto costumbre, ya que algunos justifican el asesinato de tres estudiantes y la desaparición de 43 más, por eso cuestionen la intervención de gente externa; cuando este tema preocupa sobremanera a la comunidad internacional", destacó.

La impunidad en Guerrero es tal, que aquí son muchos los que prefieren la venganza por mano propia, antes que la aplicación de la ley.

Respecto a la posibilidad de que el gobernador Ángel Aguirre solicite licencia, dijo que se debe retomar la experiencia de otros momentos complicados que ha enfrentado la entidad.

"Sería viable que el gobernador renunciara y que llegara un responsable que tuviera la legitimidad para impulsar una limpia, una reestructuración de todo el Estado de derecho, sobre todo del fortalecimiento de las instituciones, porque me parece que hay una gran debilidad de parte del gobierno, pues se advierte una gran división de la clase política; repartición de culpas pero no se ve que haya un acuerdo para reestructurar el orden".

La representante popular indicó que las medidas que se adopten deben generar consensos, no propiciar una polarización que resulte contraproducente.