En riesgo Ruta del Vino de BC por complejo habitacional

El presidente de la Asociación de Estatal de Vinicultores, Hugo D'Acosta, dijo que si se cambia el uso de suelo se perderá el 70 por ciento de los cultivos.

Ensenada

Ubicada a 30 minutos de la ciudad de Ensenada, la Ruta del Vino es una de las pocas regiones del país cuyo clima mediterráneo permite el cultivo de numerosas variedades de uva que se convierten en el 90 por ciento de la producción nacional de vino, pero está en riesgo por un proyecto que cambiaría su vocación.

Se trata de la construcción de un complejo habitacional que contempla el desarrollo de cinco mil viviendas de interés social y condominios verticales de cuatro pisos, así como un campo de golf que se pretenden edificar en el rancho Los Olivares, en Valle de Guadalupe, que ocupa mil de las 42 mil 770 hectáreas de la Ruta y se vende en el sitio de internet [url=http://ranchoolivares.com/]http://ranchoolivares.com/ [/url][url=http://ranchoolivares.com/.]http://ranchoolivares.com/.[/url]

Los vinicultores afirman que es un proyecto promovido por el subsecretario del Ayuntamiento de Ensenada, Ricardo Zazueta, y el empresario constructor Carlos Lagos, quien ha impulsado proyectos inmobiliarios en los municipios de Tijuana y Playas de Rosarito a través de Grupo Lagza, que resulta de la combinación de Lagos y Zazueta.

Para el proyecto, la Alcaldía pretende modificar el uso de suelo de la zona, lo que según los productores y vinicultores, peligra la vocación vitivinicultora-turística, y se afectarían los mantos acuíferos de por sí sobreexplotados.

En la propuesta no se explica qué más se puede construir, pero la modificación de uso de suelo se hace a dos mil 300 hectáreas agrícolas, donde se podrán poner 30 viviendas por hectárea, lo que significa que se podrían edificar hasta 69 mil viviendas. Toda la zona vitícola de Baja California, donde los agremiados al Sistema Producto Vid de Baja California producen el 90% del vino nacional, está sembrada en tres mil 500 hectáreas.

El 8 de octubre, un grupo de vinicultores que ellos mismos calificaron como "reducido" fue convocado por el Comité de Planeación Metropolitano de Ensenada (Copladem), para asistir a tres consulta públicas en las que se analizarían modificaciones al programa de desarrollo de la ruta del vino.

Ante la sospecha de que se trataba de un proyecto amañado, los vinicultores "reventaron" las consultas, según declaró el gremio productor, y advirtió que uno de los puntos a tratar era el cambio de uso de suelo de agrícola a turístico-residencial.

El presidente de la Asociación de Estatal de Vinicultores, Hugo D'Acosta, calculó que si se cambia el uso de suelo perderían el 70 por ciento de la zona de cultivo, por lo que consideró urgente realizar una consulta inteligente.

"Vemos que la consulta no está siguiendo la metodología que realmente motive

a la participación de los afectados vemos que de alguna manera está dirigida, está acelerada y yo creo que está ‘amafiada’, lo que estamos pidiendo es que si realmente quieren consultar a la población que se haga por los medios que debe ser. Hemos acordado que lo hagan público", señaló el enólogo.

Aunque el alcalde de Ensenada, Enrique Pelayo Torres, fue señalado por los vinicultores como uno de los principales promotores de estos desarrollos, el 16 de octubre, en rueda de prensa desmintió las versiones asegurando que desconoce incluso los estudios que motivaron las consultas.

Milenio trató de hablar con uno de los propietarios de la compañía constructora Lagza, Carlos Lagos, y con el subsecretario del Ayuntamiento de Ensenada, Ricardo Zazueta, pero no han atendido las peticiones de entrevista.

El ayuntamiento pospuso las consultas para el 25 y 26 de octubre donde pobladores y viticultores, darán a conoce su postura sobre los cambios que se pretenden realizar en la zona.

[b]Las bondades del Valle[/b]

La extensión del Valle de Guadalupe, es de 42 mil 770 hectáreas, de las cuales 10 mil están ocupadas y casi 33 mil corresponden a superficie rústica.

El Valle de Guadalupe es la zona más conocida de la Ruta del Vino, pero está integrado por los poblados Francisco Zarco, Ignacio Zaragoza y el Porvenir, así como San Antonio de las Minas. Se localiza a unos 130 kilómetros al

sureste de Tijuana.

La Ruta se consolidó con la modernización de las carreteras a ocho carriles, y a lo largo de los años ha sido escenario de todo tipo de eventos de corte local, nacional y mundial.

Existen otros polos importantes de producción de uva para vino en el municipio como son los Ejidos de Santo Tomás, San Vicente, Eréndira, Uruapan e incluso Punta Colonet, todos en el Sur del municipio. Otro punto con menor producción es el poblado de Ojos Negros en el Noroeste de Ensenada donde se pretenden oficializar nuevas rutas.

El clima benigno de la región permite la producción de 1.2 millones de cajas de vino, por medio de 50 casas, cuyas etiquetas han recibido premios en Estados Unidos y Europa.

Aunque a principios de 1900 se empezó a producir vino en esa zona gracias al asentamiento de una comunidad de rusos molocanes como parte de la colonización de Baja California, no es sino hasta mediados de 1990 que la instalación de nuevas casa vinícolas con varietales de uva más finos provocaron un boom en la actividad.

Al ver su desarrollo y las constantes visitas de turistas nacionales y extranjeros para asistir a las Fiestas de la Vendimia, que se realizan en el mes de agosto, donde el asistente conoce los viñedos y prueba vinos y realiza visitas enológicas esta región se ha consolidado, pero enfrenta ahora el riesgo de un posible cambio en su vocación.