Guerrero está al borde de la quiebra: Ortega

Ante diputados y senadores de la Comisión Permanente, el gobernador de Guerrero pidió adelantar la toma de posesión del priista Héctor Astudillo.
El gobernador durante la mesa de trabajo.
El gobernador durante la mesa de trabajo. (Especial TV)

Ciudad de México

El gobernador de Guerrero, Rogelio Ortega, dijo que resolver el conflicto magisterial el año pasado, abrió un boquete financiero que colocó a la entidad al punto de la quiebra; por ello, en un hecho inédito, pidió al Congreso federal ayudarlo para adelantar el cambio de gobierno.

Ante diputados y senadores de la Comisión Permanente, Rogelio Ortega acusó que la Secretaría de Hacienda le recomendó usar el primer trimestre de las participaciones y que ahora, hasta les cobra intereses.

Explicó que había 19 mil plazas no reconocidas por la federación hasta enero de este año y que se pagó a los maestros con las participaciones del gobierno, lo que generó un "boquete" en las finanzas del estado.

Ante esto, Rogelio Ortega pidió declarar al estado en quiebra o "adelantemos la toma de posesión" del priista Héctor Astudillo.

El mandatario dijo que en diciembre del año pasado hubo un acuerdo con el secretario de Hacienda, Luis Videgary, para tomar dinero de las participaciones, para cubrir el pago de 19 mil plazas de maestros, en la primera quincena de enero.

Recordó que cuando se dieron las protestas de maestros el 24 de febrero, Hacienda le propuso tomar también las participaciones de febrero y marzo para cubrir el rezago y que el secretario Luis Videgaray se comprometió a que abril ya pagaría la federación.

"Le dije al secretario (Luis Videgaray) que eso significaba un boquete para las finanzas de Guerrero, de por sí frágiles, pero además 'usted nos va a cobrar intereses". Me dijo 'no te preocupes, yo le regreso enero, febrero, marzo, y no les cobro intereses'. Es la fecha que no nos regresa las participaciones y sí nos están cobrando intereses", dijo.

Ante los legisladores, el mandatario pidió ayuda al expresarles que ya hay gobernador electo y un litigio que ya se resolvió.

"Ya salimos de la crisis más difícil, de la toma de ayuntamientos, los incendios de edificios, las movilizaciones de todos los días, la elección ya se realizó, y si hay gobernador electo ¿yo para qué tengo que estar lidiando este toro?", dijo.

"Adelantemos la toma de la posesión porque ahora vamos a entrar a una crisis financiera muy profunda", advirtió.

Ante el silencio de los legisladores, el gobernador de Guerrero sostuvo que fue el tema educativo el que generó este boquete en Guerrero y si bien se resolvió un problema histórico, queda ese boquete.