Aparición de estudiantes, prioridad de mi gobierno: Ortega

El gobernador interino de Guerrero puso como fecha límite el mes de enero de 2015 para resolver la situación de crisis que padece la entidad.
El gobernador interino, Rogelio Ortega y el presidente del Congreso, Bernardo Ortega Jiménez.
El gobernador interino, Rogelio Ortega y el presidente del Congreso, Bernardo Ortega Jiménez. (Rogelio Agustín Esteban)

Chilpancingo

"Ayúdenme" dijo Rogelio Ortega Martínez, al rendir protesta como gobernador interino ante el Congreso de Guerrero, después se comprometió a impulsar un gobierno de reconciliación en el que la reinstalación de la paz y el hallazgo de los 43 normalistas serán su principal prioridad.

Tras escuchar la postura de las fracciones parlamentarias y representaciones de partido, Ortega Martínez reconoció que su asunción al poder está marcada por los trágicos acontecimientos ocurridos en Iguala mismos que se comprometió a esclarecer puntualmente y manifestó su duelo con las familias de las seis personas asesinadas la noche del 26 de septiembre.

Pidió a los padres, hermanos y compañeros de las víctimas confiar en él ya que tiene una inclinación muy clara hacia los jóvenes por su formación como dirigente de la Federación Estudiantil Universitaria Guerrerense "FEUG" en la década de los 80.

Le tomó la palabra a los dirigentes de asociaciones civiles y líderes de cultos religiosos para integrar una comisión plural que impulse la concordia y la facilitación del estado, asumiendo que Guerrero vive una profunda crisis de gobernabilidad y en consecuencia se comprometió a no caer en el error de criminalizar la protesta social.

También hizo un llamado a los captores de los estudiantes normalistas para que los liberen cuanto antes y les permitan regresar con bien a sus hogares y su escuela.

Reconoció que nadie puede gobernar sin el respaldo del pueblo y por ello solicitó la participación en un gran acuerdo por Guerrero de la Normal de Ayotzinapa, del magisterio disidente, de las policías comunitarias y grupos de autodefensa para impulsar todos juntos una etapa de reconciliación.

A los diputados de los siete partidos políticos representados en el Congreso les dijo que tras platicar con el gobernador saliente, Ángel Aguirre Rivero, se comprometió a respetar los acuerdos pactados con él, ya que eso le dará gobernabilidad a la entidad.

Bajo estas circunstancias anticipó reuniones de trabajo con las dirigencias y fracciones de los partidos políticos para diseñar una agenda de trabajo común que permita reposicionar a Guerrero en la ruta del trabajo y del desarrollo.

También "ayúdenme" dijo a los diputados presentes al pedir el acercamiento con sus dirigentes nacionales para efecto de gestionar más recursos para el estado porque sin ellos será imposible garantizar mejores condiciones de vida para los habitantes de las siete regiones.

Puso un límite para resolver la situación de crisis que padece la entidad fijando el mes de enero de 2015 ya que será en esos tiempos cuando se incremente la actividad política derivado de los procesos electoral de alcaldes, diputados y gobernador.

El reto de acuerdo a Ortega es garantizar la renovación de los órganos de poder público en paz y sin la convulsión social que actualmente se enfrenta.

El mensaje del gobernador interino tuvo una duración cercana a los 40 minutos.