Revuelta en Carrizalillo contra elementos de la PF

Agentes intentaron llevarse a varias personas, pero el pueblo se los impidió, los detuvieron y al revisar las patrullas estaban gente de Guerreros Unidos, ametralladoras calibre 50 y más armamento.

Chilpancingo

En Carrizalillo, ejido con alta producción minera, los pobladores casi linchan a elementos de la Policía Federal (PF) y presuntos integrantes de Guerreros Unidos, a los que acusan de pretender retomar el control del pueblo, al cual tenían sometido a la extorsión hasta octubre de 2014.

Vía telefónica, un habitante de nombre Manuel se comunicó a varias emisoras de radio para informar la situación que prevalecía en dicho pueblo, perteneciente al municipio de Eduardo Neri.

"Hace rato llegaron unos policías a Carrizalillo y comenzaron a tratar de llevarse a varias personas, después el pueblo se organizó para impedir que se fueran, los detuvieron y comenzaron a revisar las patrullas, dentro de las unidades encontraron gente de Guerreros Unidos", señaló el vecino de la comunidad.

Explicó que en los asientos de las patrullas encontraron ametralladoras calibre 50, además de otro tipo de armamento no oficial.

Indicó: "Al parecer pretendían introducir a los Guerreros Unidos aquí en Guerrero, porque estos individuos estaban posesionados del pueblo en años anteriores".

Recordó que tras los ataques contra los estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, el 26 de septiembre de 2014, hubo una serie de acciones militares que expulsaron a las células de dicho grupo delictivo de sus tierras.

"El 21 de octubre del año pasado hubo un operativo aquí y se fueron; pero ahora querían nuevamente reposicionarse del pueblo y para eso utilizaron a los policías, para poder entrar con su armamento. Por eso el pueblo los tiene retenidos".

En una entrevista radiofónica sostenida con dos conductores; Filiberto García y Paulo César Cerros, el vecino de Carrizalillo dijo que pudieron identificar a los operadores de Guerreros Unidos porque ya los tenían identificados, pues antes de los hechos de Iguala extorsionaban con el respaldo de una familia local, los Peña Celso.

Solicitó la presencia en el lugar del comandante de la 35 Zona Militar con sede en Chilpancingo, ya que en el lugar había mandos de la PF, pero no querían dialogar con ellos.

También rechazaron a personal del 27 batallón de infantería con sede en Iguala, ya que no tienen confianza en su interlocución.

Carrizalillo tiene en sus tierras el principal punto de explotación de oro en el país, ahí opera la multinacional Goldcorp y parte importante de sus habitantes reciben beneficios económicos derivados de la renta de la tierra para la explotación de dicha compañía.

Hasta antes de octubre de 2014, los pobladores no recibían el dinero de la renta de sus tierras de manera integra, parte importante del recurso se quedaba en manos de los operadores del GU que controlaban la zona.