Revisarán padrón de firmas de seguridad privada en Yucatán

La intención, evitar abusos. La campaña de regulación se realiza cuatro años después de que fue reformada la ley.
Seguridad privada

Mérida

Ante quejas de empresas de seguridad, particularmente en plazas comerciales, cometiendo abusos e incluso violaciones a derechos humanos, la Fiscalía General de Justicia de Yucatán inició una campaña para empadronar y regularizarlas.

Celia Rivas Rodríguez, titular de la Fiscalía, señaló que hay diversas empresas que van desde el tipo de seguridad que brindan hasta situaciones de índole laboral, en donde los vigilantes se quejan de sus patrones y de maltratos físicos y psicológicos, además de bajos salarios.

En la lista de empresas del ramo hay algunas que incluso ofrecen servicios compartimentados, en donde lo mismo tienen guardias de seguridad y vigilancia que personal de limpieza por el mismo precio.

Otro aspecto que preocupa es que elementos policiacos dados de baja por situaciones delincuenciales puedan quedar contratados como guardias de seguridad privada.

Desde 2004, el Congreso del Estado aprobó una ley para regular ese tipo de empresas, reformada en el año 2010.

Cuatro años después se realizará la primera revisión de este tipo de compañías para ver si cumplen con el documento de 2010 y hasta ahora el padrón existente señala que hay 47 corporativos que se dedican a ese tipo de actividad de vigilancia y seguridad privada.

La cifra es menor al momento de mayor auge, en 2012, cuando se llegó a contabilizar al menos 167 empresas del ramo.

Para ser considerado un trabajador de seguridad privada, según la legislación yucateca, se debe ser de nacionalidad mexicana, con acta de nacimiento (o en caso de personas morales, escritura constitutiva) con cédula fiscal, registro y licencia de portación de armas expedida por la Secretaría de la Defensa Nacional, permiso de Instalación de Equipo de Radiocomunicación expedida por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes o copia certificada del contrato celebrado con alguna empresa del ramo con autorización vigente.

En caso que para la prestación del servicio se pretenda utilizar perros, estos deberán estar adiestrados para dichos fines, mientras que los instructores deberán de estar capacitados para su manejo.

Lo anterior debe acreditarse por medio de una institución especializada en adiestramiento de canes, entre otros requisitos.

A esto, se suma acreditar los correspondientes exámenes médicos, físicos, psicológicos, toxicológicos y el certificado de antecedentes penales del personal operativo de la empresa; mismos que deberán ser aplicados por personal calificado de la Fiscalía o por la que ésta designe, siempre y cuando cumplan con los requisitos.

“Nos dimos cuenta de que esas empresas empezaron a crecer en promedio 40 por ciento
anual, debido sobre todo a la inmigración de ciudadanos de otros puntos del país, quienes vinieron a vivir a Yucatán y demandaban ese tipo de servicio que es muy común en sus comunidades de origen”, apuntó la fiscal.