Liberan a funcionarios del Palacio de Gobierno de Oaxaca

Policías estatal y municipal desalojaron el área, permitiendo también la salida de empleados retenidas dentro del inmueble gubernamental, luego de que una organización exigiera entrega de concesiones.
Integrantes de la Organización “14 de junio”, -adherida al FULS-APPO, realizaron actos vandálicos en la puerta principal del Palacio de Gobierno.
Integrantes de la Organización “14 de junio”, -adherida al FULS-APPO, realizaron actos vandálicos en la puerta principal del Palacio de Gobierno. (Óscar Rodríguez)

Oaxaca

Las fuerzas estatales de seguridad lograron liberar a un grupo de funcionarios y empleados estatales que se encontraban retenidos dentro de la sede del Palacio de Gobierno por un grupo inconformes que exigían de manera violenta la entrega de concesiones de transporte y recursos para diferentes proyectos productivos de vivienda rural.

Los inconformes integrantes de la Organización "14 de junio", -adherida al conglomerado de organizaciones que conforman el denominado Frente Único de Lucha Social por la Reconstrucción de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (FULS-APPO), marchó por diversas calles de la ciudad antes de arribar al Zócalo oaxaqueño, donde activistas realizaron actos vandálicos en la puerta principal del Palacio de Gobierno.

Luego se apoderaron de los accesos principales al inmueble gubernamental impidiendo la salida del personal y de los funcionarios públicos que se localizan en reunión de gabinete.

Ante la situación se ordenó el ingreso de la Policía Estatal dependiente de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) apoyados de elementos de la policía municipal al Centro Histórico sobre la calles de Bustamante, con la determinación de desalojar a los irruptores, permitiendo de esta manera la salida de empleados y funcionarios que se encontraban retenidos dentro del inmueble gubernamental.

Previo a la incursión policial se estableció un acercamiento entre el mando operativo del contingente y funcionarios estatales y Francisco Martínez Sánchez, líder la agrupación irruptora, que exigió se le dé el trato que tenían cuando fueron parte del Frente Popular Revolucionario (FPR), organización de la que se separaron recientemente.

Previo a su incursión en Palacio de Gobierno, los inconformes algunos a bordo de mototaxis, exigieron al gobierno municipal permisos para instalar sitios de pasaje en colonias populares y otros apoyos.

Cuando arribo el contingente de policías antimotines al Centro Histórico, los inconformes quitaron por la fuerza las valles metálicas que resguardan al acceso principal al Palacio de Gobierno, mismas que colocaron en una de la boca calle como barricadas para evitar ser desalojados.