Respaldan combate a trata de personas en el Edomex

Sin embrago, las trabajadoras y bailarinas de bares demandaron respeto a su dignidad como personas para determinar libremente la actividad de su preferencia y que no se les discrimine.
Trabajadoras y bailarinas de bares respaldaron la lucha contra la trata de personas en el Estado de México
Trabajadoras y bailarinas de bares respaldaron la lucha contra la trata de personas en el Estado de México (Alejandra Gudiño)

Ecatepec

Trabajadoras y bailarinas de bares y centros nocturnos expresaron su apoyo al combate a la trata de personas emprendida por el gobierno del Estado de México, al tiempo de demandar respeto a su dignidad como personas para determinar libremente la actividad de su preferencia y que no se les discrimine ni criminalice por ello.

Encabezadas por Erika Estrada, Alba Guzmán y Sol Ramírez, acompañadas por la activista defensora de los derechos de las mujeres, Yadira Ivonne Uriel Cruz, del colectivo "Estamos presentes", destacaron que están dispuestas a apoyar a la autoridad en esta tarea pues, en efecto, es un problema que requiere el respaldo de toda la sociedad.

"Sabemos por los medios de comunicación, por ejemplo, de la operación de bandas criminales que sin duda están detrás de la desaparición de niñas de entre 14 y 17 años de edad, unas 14 tan sólo en Ecatepec y Tecámac de 2013 a la fecha, y cuyas familias están en espera de una respuesta", dijeron.

En reunión con medios de información, mencionaron que las familias de esas jovencitas merecen todo el respaldo social y de la autoridad, "compartimos su sufrimiento, su dolor", por ello remarcaron que en esta clase de asuntos "la autoridad no debe dudar de nuestro respaldo, sólo que nos diga la manera de hacerlo para proceder".

Destacaron también que sin duda hay mucho trabajo qué hacer por las causas de la mujer, principalmente para combatir la violencia en su contra y la recurrencia de los feminicidios "pues lamentablemente, la entidad figura como líder en este departamento".

Consideraron de que algún modo ellas también están siendo víctimas de discriminación y de criminalización por el sólo hecho de ser mujeres y por haber decidido un trabajo que, inexplicablemente, las autoridades les están negando ejercer al impedir la apertura de negocios.

"De los 40 mil desempleados por el cierre de negocios, el 80 por ciento somos mujeres y en su mayoría somos madres solteras; se está afectando a más de 100 mil personas, a nuestras familias y a nuestros hijos", expresaron, e indicaron que aunque las autoridades dicen que son 728 giros cerrados, de cualquier manera suman miles de personas si se toma en cuenta que en cada centro se da trabajo a unas 50 personas.

Destacaron que llevan medio año pidiendo ayuda a las autoridades, pero a cambio han recibido etiquetas alejadas de la realidad, como en el caso de una presunta actividad comercial sexual. "No está permitido en los establecimientos, y en caso de que alguna decidiera hacerlo por fuera y por su cuenta, está en su derecho, la misma ONU reconoce la determinación al autoempleo en lo que al ser humano le convenga".

Pidieron al gobierno estatal y a las personas que lo respaldan, como es el caso de la activista Rosi Orozco, de procurar moderar su discurso sobre el tema pues, a final de cuentas, "no están discriminando, colgándonos etiquetas que no tenemos, y la discriminación también es un delito".

"Lamentamos que se sigan dando operativos contra bares y centros nocturnos, por lo demás abusivos contra trabajadores y clientes, cerrándolos por cualquier pretexto, y que se impida la apertura de negocios, cancelando fuentes de empleo en forma masiva".

Por último, las trabajadoras pidieron a la sociedad "su comprensión por los bloqueos de vialidades y marchas, comprensión de la que hasta la fecha ha carecido la autoridad para dimensionar el problema que ha generado, lastimando a seres libres por impulsos personales disfrazados de legales. Ojalá logren entenderlo".