Se resisten carretoneros de ‘Neza’ a usar motos para recoger basura

Acusan a algunos líderes de vender las unidades en $20 mil; son gratuitas, dice el alcalde.
Recolectores de desperdicios en el oriente del DF.
Recolectores de desperdicios en el oriente del DF. (Javier Ríos)

México y Estado de México

El programa para sustituir caballos y burros que jalan carretas recolectoras de basura por motocicletas en Nezahualcoyotl, Estado de México, fue anunciado con bombo y platillo por el presidente municipal Juan Zepeda; sin embargo, el acuerdo con las cúpulas de este sector no agrada del todo a los carretoneros.

Los recolectores de basura manifestaron a MILENIO algunas de sus preocupaciones sobre este cambio, pues afirman que algunos líderes de las seis organizaciones que existen en esa zona pretenden venderles las motos que entregó de manera gratuita el municipio.

Asimismo, aseguran que las motos que se han entregado no tienen la fuerza suficiente para aguantar el volumen de basura que acarrean diariamente, además de que no tienen la estabilidad que sí tienen las carretas.

“Son motos muy pequeñas y se calientan rápido, no van a aguantar el paso”, explicó Marcos, quien salió desde temprano del basurero del Bordo de Xochiaca.

“Nos preocupa qué va a pasar con los caballos, porque si los donamos, perdemos; si lo vendemos quién sabe qué les vayan a hacer. Luego nos están pidiendo 20 mil pesos para que nos den las motos, de dónde vamos a sacar el dinero”, acusó otro recolector que quiso mantener el anonimato por temor a ser despedido.

En tanto, el alcalde Juan Zepeda instó a denunciar cualquier abuso y recordó que la sustitución es gratuita en beneficio del desarrollo del municipio y del cuidado de los animales, para los que, garantizó un seguimiento sobre su cuidado.

BENÉFICO

Desde hace 31 años Ramón López conduce una de las 457 carretas jaladas por caballos y burros que, de forma independiente, recolectan la basura en Neza.

Con esta actividad ha mantenido a su familia, integrada por su esposa y cuatro hijos, quienes en la actualidad también se dedican a este oficio para ayudar a los gastos de la casa.

Ramón considera que el programa de sustitución de tracción a sangre por vehículos motorizados será benéfico para quienes se dedican a recolectar desechos, y agradeció a las autoridades que les permitieran seguir trabajando y que no los hayan retirado, como muchas veces pretendieron administraciones anteriores.

El próximo 24 de febrero cumplirá 46 años, de los cuales los últimos 31 se ha dedicado a recorrer a bordo de su carreta las calles de este populoso municipio, ubicado en la zona oriente del Valle de México, para recoger, casa por casa, los desechos que generan los habitantes para posteriormente trasladarlos al Bordo de Xochiaca.

Recuerda que fue en 1984 cuando, junto con cinco hermanos decidió dedicarse a esta labor en la que encontró una opción para subsistir.

“Fue por necesidad, porque éramos muchos hermanos y a la jefa no le alcanzaba para mantenernos a todos. Fuimos 11 hermanos y en nuestra casa había muchas necesidades, por lo que varios decidimos dedicarnos a ésto. Somos cinco los que trabajamos aquí para apoyar en los gastos”.

Dijo que el trabajo ha cambiado y ya no se gana tanto como antes.

“Antes me iba bien porque alcanzaba a hacer hasta tres viajes en un día, pero con el tiempo fue bajando, ahora solo hago uno; en realidad, solo nos da para irla pasando, antes sí nos iba bien económicamente”.

Los recolectores de basura independientes, precisó, no tenemos sueldo, “ganamos únicamente lo que la gente nos da de propia”.

Indicó que obtiene entre 80 y 120 pesos diarios, de los cuales 50 los destina a la manutención de su caballo, principalmente la alimentación, “porque le tenemos que comprar su alfalfa”.

Ramón, quien vive a unos metros del tiradero de Neza-Bordo, dijo que sus cuatro hijos trabajan en la recolección de basura; los más grandes conducen las carretas y los más chicos tocan la campana para avisar a los vecinos.