Reportan deslave en la carretera de Macuspana, Tabasco por lluvias

Protección Civil dijo que se esperan lluvias en las próximas 48 horas. El reblandecimiento de tierra se llevó consigo postes de energía eléctrica, dejando sin luz la zona.
Deslave en la comunidad de San Fernando, este martes por la tarde
Deslave en la comunidad de San Fernando, este martes por la tarde (Twitter)

Villahermosa

Las lluvias en Tabasco provocaron un deslave en una carretera del municipio de Macuspana y empezaron a afectar plantaciones y zonas ganaderas en amplias regiones del estado, en tanto que se esperan lluvias de hasta 300 milímetros en las próximas 48 horas, reportaron autoridades locales.

Personal de la oficina de Protección Civil del gobierno del estado informó que el deslave ocurrió en la carretera que comunica a los poblados San Fernando y San Carlos, en el municipio de Macuspana, a unos 50 kilómetros de la capital tabasqueña, la tarde de este martes.

El deslave ocurrió por el reblandecimiento de la tierra a la altura de un rancho conocido como Los Reyes, donde un arroyo del mismo nombre corre paralelo a la carretera.

El deslizamiento, de unos 15 metros de largo y 10 de profundidad, se llevó consigo postes de energía eléctrica, dejando sin luz a la zona, donde personal de la Comisión Federal de Electricidad trabaja para reponer las instalaciones.

Trabajadores del Centro Regional Sierra de Protección Civil estatal indicaron que la zona no queda aislada, pues tiene otro acceso, aunque representa un recorrido de otros 50 kilómetros.

En tanto, en la carretera Villahermosa-Teapa el agua comenzó a rebasar la carpeta asfáltica, inundando fincas plataneras e impidiendo el paso de vehículos pequeños en varios tramos.

Sin embargo, el delegado de la Sagarpa en Tabasco, Carlos Hernández Reyes, dijo que el agua en las plantaciones de plátano baja muy rápido, por lo que no se prevé una crisis en el sector.

Indicó que las lluvias de la temporada han provocado la movilización de al menos 88 mil cabezas de ganado hacia zonas altas, y se tiene un registro de 4 mil 500 hectáreas de cultivo siniestradas parcialmente, así como 450 hectáreas que se perdieron en su totalidad.

De su lado, el alcalde de Jonuta, Felipe Torres Arias, reiteró su llamado al gobierno federal para que haya una declaratoria de emergencia en su municipio, donde la crecida del río Usumacinta mantiene aisladas a cientos de familias, que se niegan a abandonar sus casas por encontrarse en zonas lejanas donde pueden ser objeto de saqueo.

"Tenemos a 78 comunidades, de un total de 102, con problemas de inundaciones y en la ciudad hay encharcamientos debido a la presión del río Usumacinta sobre los bordes, agua que estamos sacando con bombas", alertó.

Por su parte, la Comisión Nacional del Agua reportó que en los límites entre Tabasco y Chiapas llovieron unos 700 milímetros en los últimos cinco días y se espera que miércoles y jueves se acumen 300 milímetros más en la región, los cuales escurren hacia la planicie tabasqueña.

De los ríos, dos de los más importantes, el Samaria y el Grijalva superaron su escala crítica, en tanto que el resto continuó en ascenso.

La ciudad de Villahermosa permanece ajena a las afectaciones por inundaciones, tras las obras de protección realizadas en el sexenio pasado.