Reaprehenden a homicida de periodista en Veracruz

El procurador del estado, Luis Ángel Bravo dijo que se busca que el crimen de la periodista Regina Hernández no quede impune.

Xalapa

La reaprehensión de Jorge Antonio Hernández Silva, alias “El Silva”, autor del homicidio de la periodista Regina Martínez Pérez, confirma la voluntad del Gobierno de Veracruz para procurar justicia a la sociedad y ratifica que ningún caso de agresión quedará impune, sea contra periodistas o cualquier ciudadano, afirmó el titular de la Procuraduría General de Justicia, Luis Ángel Bravo Contreras.

En conferencia de prensa, el fiscal veracruzano destacó que en la entidad se respetan las garantías individuales y se hace válida la protección al Estado de Derecho de la población, pues “quien comete un delito será castigado con toda la severidad que a las leyes le confieren”.

Informó que la reaprehensión de Hernández Silva por los delitos de homicidio y robo agravado, tuvo lugar en el estado de Tlaxcala, haciendo efectiva una orden de colaboración con la Fiscalía General de la vecina entidad.

De acuerdo a la dependencia, el detenido pudo hacer uso de los recursos legales que la ley le confiere a todo ciudadano, acudiendo a la Segunda Instancia representada por la Séptima Sala del Tribunal Superior de Justicia estatal.

Sin embargo, fue mediante un recurso de amparo interpuesto por los familiares de la finada periodista, mediante el cual, el Cuarto Tribunal Colegiado en Materia Penal, resolvió dejar firme la resolución del primer Juez al encontrar en la indagatoria instruida por el Ministerio Público los elementos suficientes para determinar la responsabilidad plena del imputado en los dos delitos cometidos el 28 de abril de 2012, por lo que ordenó su reaprehensión inmediata.

Para lograr su captura se designó a un grupo especial de la Policía Ministerial del Estado, que, a través de investigaciones, ubicó el lugar donde se encontraba el homicida sentenciado de Regina Martínez y cumplimentó el ordenamiento legal.

Una vez en Veracruz, se realizó la identificación pericial, soportada en estudios óseos, antropológicos y de superposición que arrojaron la plena coincidencia de los rasgos faciales de la persona, a pesar de que había realizado cambios en su apariencia física para evitar su detención.

El procurador detalló que el homicida deberá cumplir una pena corporal de 38 años, internado en el reclusorio regional de Pacho Viejo, donde se encuentra a disposición del Juez desde el pasado 20 de octubre, en atención a la Causa Penal 358/2012.