Regidores electos inconformes quieren tratos “a solas” con ‘Cuau’

La dirigente estatal del PDS, Eduardo Bordonave negó que Blanco esté totalmente ausente de Cuernavaca y adelantó que el alcalde electo estará presente ya de forma definitiva en un par de semanas.

Morelos

La dirigencia estatal del local Partido Social Demócrata de Morelos (PSD), rechazó que el alcalde electo de Cuernavaca, Cuauhtémoc Blanco Bravo se encuentre "totalmente ausente" de la ciudad que gobernará, y señaló que sus detractores les molesta no poder "pactar a solas" con el ex futbolista quien está en contra de las componendas y los acuerdos en las prenumbras.

Tras los señalamientos de regidores electos del PRD, PRI, PVEM, PES, MC y hasta del PSD sobre la urgencia de que Blanco se presente a presidir reuniones y ajustar acuerdos previos a su toma de protesta en enero de 2016, el presidente estatal del partido que postuló al ex futbolista, Eduardo Bordonave desestimó las criticas y consideró que ellas es resultado del "costumbrismo político", al que el mismo alcalde electo no está sujeto.

Ejemplificó que algunos de los que ahora son regidores electos ya lo fueron en otras ocasiones o han estado cerca de ex servidores públicos o representantes de elección popular, cuya liturgia personal o partidista les indicaba que debían estar cerca del que toma las decisiones para garantizarse espacios, canonjías y dinero, sin embargo, en el caso de Cuauhtemoc, "las cosas no son así porque él no es asi... el no es un político es un ciudadano".

Bordonave, quien además de ser presidente del PSD también es regidor electo, adelantó que Blanco estará presente ya de forma definitiva en un par de semanas en Cuernavaca, una vez que concluyó y cerró temas que tenía pendientes en el tema futbolístico, luego vendrá el periodo decembrino y luego la toma de protesta a la que asistirá "sin ninguna duda".

En entrevista, el dirigente pesedista fue cauto en señalar si los regidores electos inconformes tienen intereses obscenos y por ello requieren hablar con Blanco de forma directa, --pese a que el próximo munícipe ha nombrado a sus propios representantes— no es un asunto que nos incumba, pero si tienen que saber que no habrá reuniones como las buscan y que incluso, si quieren – en este momento- el teléfono privado de Cuauhtémoc, "no se los vamos a dar", aseveró.