Recuperan policías autobuses secuestrados por normalistas en Chilpancingo

Los uniformados se enfrentaron por segunda vez con normalistas, quienes desde las unidades les lanzaron piedras por lo que respondieron con gases lacrimógenos. No hubo detenidos.

Chilpancingo

En un segundo enfrentamiento a pedradas, policías del estado recuperaron cuatro autobuses y persiguieron estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa en diferentes puntos de la ciudad, hasta entrada la tarde había cinco jóvenes desaparecidos.

Aproximadamente a las 11:40 de la mañana del martes, cincuenta estudiantes de la Normal Rural llegaron hasta el lado norte de Chilpancingo y sobre la lateral del boulevard Vicente Guerrero interceptaron tres autobuses de transporte público.

Junto con la unidad en que llegaron, los normalistas tenían cuatro unidades bajo su control y ordenaban el descenso de los pasajeros.

Pero desde la noche del lunes, unidades de la Policía del Estado habilitados con equipo antimotín realizaban recorridos en la zona, con la intención de evitar la sustracción de autobuses en la central de autobuses.

Los elementos de la policía llegaron por el lado norte de la ciudad, cerraron el paso a las cuatro unidades que ya estaban en poder de los normalistas y avanzaban rumbo al libramiento que inicia en el punto conocido como Tierras Prietas.

Los normalistas descendieron justo frente a la entra de la colonia San Juan, ahí se pertrecharon desde las unidades para lanzar piedras contra los policías que portaban escudos de plástico.

El cuerpo de antimotines respondió con gas lacrimógeno, que irritó la vista de los normalistas y en algunos casos provocó vómito.

Vino entonces una retirada sin organización, los jóvenes subieron calle arriba en busca de una salida, seguidos de cerca por los policías.

Irrumpieron en una tienda de autoservicio para sustraer agua y refrescos de cola, los que vaciaron sobre sus caras para revertir la irritación que les provocó el gas.

Las profesoras de un kínder cercano a la central de autobuses se alarmaron, pues la propagación de gas tuvo efectos inmediatos en la comunidad infantil, que fue desalojada rápidamente del lugar.

Los normalistas se dispersaron para camuflarse con las personas que diariamente transitan por la parte norte de Chilpancingo, algunos se internaron en el mercado centra Baltazar R. Leyva Mancilla y otros se metieron en las calles de colonias cercanas.

La policía del estado solicitó el respaldo de la preventiva municipal para desarrollar operativos de búsqueda, se desplazaron en camionetas, motocicletas y ha pie.

En la alameda Granados Maldonado, zona en donde confluyen estudiantes de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG), principalmente de arquitectura y preparatoria, las fuerzas de Seguridad Pública instalaron un puesto de revisión; detenían a los jóvenes y les preguntaban los planteles en los que estaban inscritos y sobre todo, si no eran estudiantes de Ayotzinapa.

Hasta entrada la tarde no había detenciones confirmadas en el Ministerio Público (MP) de Chilpancingo, aunque la sociedad de alumnos reportó que cinco de sus compañeros no se reportaban y se desconocía su paradero.

No hubo comunitarios en los enfrentamientos

"Eran como entre 40 y 50 muchachos, estaban encapuchados y traían palos, yo traía 25 pasajeros y les dije que no se bajaran; sin embargo los estudiantes comenzaron a bajar las maletas y preocupados por sus pertenencias los señores se bajaron", señaló Marco Cesar García Olaya, conductor de la unidad 1031, de Costa Line.

El conductor salió de Cuautla Morelos con dirección al puerto de Acapulco, realizaría una escala en Chilpancingo pero al tratar de ingresar a la central de autobuses encontró la entrada cerrada por los normalistas.

En una conferencia de prensa, la sociedad de alumnos rechazó la presencia de la Policía Comunitaria (PC) en los hechos del lunes por la noche.

Indicaron que las acciones de las últimas horas van encaminadas a realizar una movilización masiva para el jueves 14 de noviembre, fecha en la que conmemorarán el cuarto aniversario del desalojo que sufrieron en las instalaciones del Congreso local.

"Todo lo que ocurrió se debió a la falta de diálogo por parte de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), en la dependencia se niegan a resolver nuestro pliego petitorio y por eso nos vamos a movilizar más", apuntaron los dirigentes de la sociedad de alumnos.