Recorre Ramírez Marín predio donde construirán viviendas para afectados

Las viviendas tendrán un costo aproximado de 120 mil pesos y para que se las entreguen a los damnificados tendrán que entregar los espacios que actualmente ocupan.

Chilpancingo

El titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Urbano y Territorial (Sedatu) Jorge Carlos Ramírez Marín recorrió la zona en que se reubicarán más de 900 familias damnificadas por la tormenta tropical Manuel en Chilpancingo, la mayor parte asentadas en zonas de alto riesgo.

Ramírez Marín estuvo en el predio de 7.8 hectáreas, en donde se construirán las viviendas de quienes perdieron todo durante la contingencia ambiental de septiembre 2013.

Lo acompañaron el alcalde Mario Moreno Arcos, el delegado de Sedatu en Guerrero, Héctor Vicario Castrejon y el secretario general de Gobierno, Jesús Martínez Garnelo.

El funcionario destacó que se trabaja rápidamente, pues la meta es garantizar el que las familias afectadas se trasladen a sus nuevas viviendas

Cada casa tiene un costo aproximado de 120 mil pesos, medirá 45 metros cuadrados y para ocuparlas, los damnificados tendrán que entregar los espacios que actualmente ocupan en la orilla del río Huacapa.

La primera etapa consistirá en 358 viviendas, 252 lotes albergarán la modalidad del topo Fonden y en 106 el tipo será dúplex, ya que de esa manera se beneficiarán 212 familias.

De la porción de tierra ubicada en el lado sur de Chilpancingo, el 10 por ciento está reservado para las áreas verdes y otro 10 por ciento para una escuela o jardín de niños.

Adicional a los 7.8 hectáreas del predio considerado para la reubicación, las autoridades consideran dejar 5 hectáreas más, lo que implica reservar espacio para un desarrollo habitacional.

Héctor Vicario Castrejón, delegado de la Sedatu manifestó que son 957 familias las que se reubicarán en dicha zona, la mayor parte de ellas inscritas en el Fonden.

El titular de la dependencia federal, señaló que la proyección es terminar la construcción de las viviendas a más tardar el 31 de mayo, para que no haya más familias asentadas en zonas de alto riesgo.

Admitió: "Estamos apurados, encontrar un predio como este no es sencillo, pero ya lo tenemos y no solamente resuelve el problema de plantar casas, considera las especificaciones de la Sedatu porque está dentro de la mancha urbana, es digno y sé que atraerá a la gente que dejará las casas donde actualmente vive".

Las viviendas, de acuerdo al funcionario serán de 45 metros, tendrán dos recámaras, cocina, sala y techo de loza, el costo global de cada una de ellas representa 120 mil pesos.

Admitió que en total, se espera trasladar a dicho punto a más de mil familias que habitaban zonas de alto riesgo y zonas prohibidas por ser propiedad de la federación.