Reconstrucción de Guerrero, reto mayúsculo para Sedatu

El mayor desafío es la dispersión de los afectados, que se suma a la falta de caminos para el transporte de material o la mano de obra.

Ciudad de México

La Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) enfrenta retos mayúsculos en la reconstrucción de Guerrero. Además de que deberá organizar la migración más grande registrada en la historia del país, al reubicar a 5 mil 600 familias, tendrá que encabezar los trabajos para la construcción de más de 11 mil viviendas.

El mayor desafío de la dependencia que encabeza Jorge Carlos Ramírez Marín, es la enorme dispersión en que se encuentran los afectados, a lo que se suma la falta de caminos eficientes para el transporte de material o la contratación de mano de obra local ante la imposibilidad de trasladar de un lugar a otro a trabajadores que, en ocasiones, deben construir una casa, separada por kilómetros, de la siguiente vivienda que se encuentra censada.

La Sedatu construirá viviendas en mil 24 comunidades de Guerrero, pero en 210 de ellas solo se edificará una sola vivienda, mientras que en 479 se entregarán menos de cinco casas.

Por ejemplo, en la región de la Montaña, se entregará vivienda en 242 comunidades, pero en 99 solo se construirán menos de cinco casas y, de esas, en 37 solo se entregará una.

Las personas que han viajado por ese estado saben que varias de sus regiones carecen de autopistas o carreteras, la mayoría son caminos que conectan una comunidad con la otra, alejadas entre sí a cientos de kilómetros.

De ahí que la reconstrucción avanza paulatinamente y ha generado una derrama económica en todas las comunidades, pues los peones, albañiles y carpinteros que participan en la elaboración son personas de esas mismas localidades.

Según cifras de la dependencia, en la construcción de más de 11 mil viviendas en el estado, cifra nunca antes registrada por una dependencia federal, participan 84 empresas locales.