Rechaza líder de la CETEG soborno para desactivar movimiento

La disidencia de la coordinadora en la región Centro de Guerrero, acusa al dirigente Ramos Reyes Guerrero de haber recibido 56 mdp a cambio de dividir al grupo en pro de los 43 normalistas ...

Chilpancingo

El secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG), Ramos Reyes Guerrero rechazó la versión de que recibió un soborno de 56 millones de pesos para desactivar el movimiento.

A 24 horas de que abandonara el campamento ubicado en la plaza central de Chilpancingo para instalarlo en la avenida Ruffo Figueroa, el dirigente de la CETEG sostuvo que la acción fue producto de un acuerdo tomado en una asamblea estatal, no consecuencia de un acuerdo con el gobierno estatal.

En consecuencia, dijo que no hay lugar para la versión difundida por la disidencia de la coordinadora en la región Centro de Guerrero, en el sentido de que el habría aceptado un soborno de 56 millones de pesos a cambio de dividir el movimiento a favor de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural de Ayotzinapa.

"Yo desmiento ese señalamiento, lo más correcto es que quien lo hace presente las pruebas de sus dichos, yo aquí estoy y seguiré estando".

Aclaró que quienes se mantienen en el campamento del zócalo de la ciudad ya no son parte de la base ni de la estructura dirigente de la CETEG, pues fueron expulsados en una asamblea general realizada en Tlapa de Comonfort.

Negó que solamente cuente con el respaldo de las regiones Montaña y Costa Chica, como lo aseguran sus detractores, ya que el movimiento tiene un carácter estatal y es respaldado por la Asamblea Popular Nacional (APN).