Protestas en San Quintín; detienen a 236 jornaleros

Ayer en la madrugada fue liberada por la policía la carretera Transpeninsular, luego de que fue bloqueada por los inconformes, quienes exigen mejores condiciones laborales.

Baja California

La Procuraduría General de Justicia de Baja California detuvo a 236 jornaleros de la población del valle de San Quintín por los enfrentamientos de ayer durante las protestas para exigir mejores condiciones laborales.

Asimismo, ayer en la madrugada fue liberada la carretera Transpeninsular luego de que fuera bloqueada por casi un día por jornaleros que exigen mejores condiciones laborales, entre las que destaca un aumento de sueldo.

En entrevista, el subprocurador Marco Antonio Chavarría detalló que 200 detenidos están acusados de ataques a las vías de comunicación, de los cuales 147 quedaron en libertad bajo las reservas de ley y 53 fueron puestos a disposición del Ministerio Público federal en Ensenada.

El funcionario abundó que 36 jornaleros más fueron detenidos, 32 acusados de robo y trasladados al Ministerio Público local en Ensenada, ya que fueron capturados en la población de Camalú, que se encuentra más cercana a este municipio.

Chavarría detalló que de esos 36, cuatro fueron capturados en flagrancia y acusados de motín y lesiones, por lo que fueron consignados a un reclusorio.

Los jornaleros se deslindaron de los robos, por lo que realizaron una movilización de la población vecina de Lázaro Cárdenas hacia el Centro de Gobierno del valle de San Quintín para exigir la liberación de los indígenas.

"Nosotros no hicimos eso, quizá fueron terceras personas que no tenían nada que ver con la causa que estamos peleando", aseveró Rafael Ramírez, jornalero proveniente de Oaxaca.

Minutos más tarde los manifestantes fueron dispersados por los uniformados, a quienes acusaron de lanzar balas de goma y gas lacrimógeno; en estos hechos fueron capturados 200 personas.

Debido a la marcha, habitantes de poblaciones vecinas al valle de San Quintín se armaron para defender sus negocios y propiedades tras los saqueos del martes.

Incluso, habitantes de Lázaro Cárdenas, del ejido Emiliano Zapata, de Vicente Guerrero y de Camalú contrataron ayer personal de seguridad para resguardar sus propiedades y bienes durante la movilización.

"Hay muchos negocios que hasta contrataron guaruras especialmente para que no entraran a robarles, de hecho decían que si entraban iban a accionar sus armas", aseguró Ramírez.

Los habitantes de estas poblaciones señalaron a los jornaleros como responsables de los saqueos y actos de rapiña.

"Casi todos los locatarios se armaron, ya que toda la inversión que han hecho y todo lo que han acumulado en toda tu vida, que en un santiamén desaparezca, pues como que no.

"Mucha gente que no es de aquí es contratada en los estados de Guerrero y Oaxaca; se aprovecharon de la situación, la mayoría, no puedo generalizar, pero fueron maleantes", aseveró Arnulfo Casas, habitante de Camalú.

Hasta el cierre de la edición, al menos 200 jornaleros continuaban afuera del Centro de Gobierno del valle de San Quintín, a la espera de las resoluciones de un encuentro sostenido entre sus líderes y autoridades de Baja California.

Los jornaleros del valle de San Quintín, uno de los puntos más importantes de producción agrícola del país, ubicado a 170 kilómetros de Ensenada, exigen, entre otros puntos, que les sea aumentado el sueldo, que es de aproximadamente 120 y 130 pesos por un día laboral de ocho horas.