Protestan normalistas, disidentes y comunitarios en Chilpancingo

En su recorrido bajan propaganda electoral en rechazo al próximo proceso electoral. Antes estudiantes de diferentes escuelas se apoderaron de varios camiones repartidores de alimentos chatarra.

Chilpancingo

Estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa, maestros disidentes, padres de los 43 desaparecidos en Iguala y policías comunitarios de Tixtla marcharon en Chilpancingo para conmemorar el Día Internacional del Trabajo.

La protesta comenzó a las 12:00 horas del viernes 1 de mayo en la estatua del caballito, ubicada en la parte norte de la ciudad.

Aunque hubo fricciones, los dos grupos de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero (CETEG) volvieron a caminar  juntos, aunque separados por una camioneta de sonido y con el llamado de los padres de familia para que superen sus diferencias y logren la reunificación.

Como en otras ocasiones, en la descubierta principal se colocaron padres de los 43 desaparecidos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, en segundo lugar caminaron los integrantes de la base estudiantil, más atrás una comisión de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) y activistas de diferentes organizaciones sociales.

A su paso, estudiantes y maestros bajaron propaganda de diferentes partidos políticos, antes de que iniciara la manifestación, estudiantes de diferentes normales se apoderaron de varios camiones repartidores de alimentos chatarra, se tenía previsto que las unidades fueran incendiadas en el punto final del recorrido, lo que no sucedió.

Sin destrozos en el Congreso

Los manifestantes se concentraron en las inmediaciones del Congreso local, aunque algunos jóvenes encapuchados lanzaron petardos en contra de los policías antimotines que resguardaban el lugar, dirigentes de la CETEG, como Antonia Morales Vélez los conminaron al orden.

En la llegada al inmueble, los policías comunitarios de Tixtla intercambiaron palabras con los antimotines que resguardaban el lugar, sin embargo no llegaron a la confrontación.

De los espectaculares ubicados en el área desmontaron toda la propaganda que encontraron, aunque los representantes de la Asamblea Nacional Popular (ANP) cuidaron que no se generaran destrozos contra el Palacio Legislativo.

A nombre de los padres agraviados por los hechos de Iguala, Felipe de la Cruz sostuvo que a siete meses de distancia, duele reconocer que ni la Fiscalía General del Estado (FGE) ni la Procuraduría General de la República (PGR) han dado a conocer resultados contundentes en torno a los hechos, lo que ha motivado que la denuncia se lleve a nivel internacional.

Faustino Alvarez, otro de los padres afectados, invitó a la CETEG a superar sus diferencias internas para garantizar la cohesión del movimiento.

De cualquier forma, dijo que con o sin unidad, los padres van a seguir en la lucha porque sus hijos sean presentados con vida: “Nosotros no vamos a detenernos, sabemos que debemos seguir y por eso queremos pedirles que dejen de lado cualquier riesgo de división”.

La CETEG manifestó que el mitin se realizó frente al Congreso local, porque es ahí donde se han avalado las reformas impulsadas por el gobierno de la República, las cuales han generado un gran daño para la vida económica del país.