Propone candidato del PT cerrar la casa de gobierno en Sonora

Jaime Moreno Berry, consideró que no es posible que al gobernador se le pague "hasta el jabón con que se baña", pues gana lo suficiente como para solventar sus gasto y de su familia.
Candidato al gobierno de Sonora por Partido del Trabajo, Jaime Moreno Berry.
Candidato al gobierno de Sonora por Partido del Trabajo, Jaime Moreno Berry. (Felipe Larios Gaxiola )

Hermosillo

Cerrar la casa de gobierno donde habita el gobernador y su familia para convertirla en un albergue "para los miles de indigentes" que sobreviven en las calles de las ciudades de Sonora, sugirió el candidato al gobierno de Sonora, propuesto por el Partido del Trabajo.

Jaime Moreno Berry, dijo que un gobernador gana lo suficiente como para que los sonorenses le subsidien los gastos personales, manteniendo una casa de gobierno que genera altas mermas al presunto del estado.

"Un gobernador gana lo suficiente para mantener los gastos de él y de su familia, más sin embargo, tiene una casa de gobierno donde le pagamos gas, agua, luz, comida, cable, gas, teléfonos y hasta el jabón con el que se baña", dijo el también líder del Partido del Trabajo.

Moreno Berry dijo que "la nube de policías" que permanentemente custodian la seguridad del mandatario de Sonora, serán comisionados para recoger a los miles de indigentes que sobreviven en las calles de Sonora.

Dijo que de llegar al cargo cerraría la casa de gobierno donde viven el gobernador y su familia.

No vamos a permitir que se gaste el presupuesto de gobierno en los gastos de la casa oficial del gobernador, donde tiene a disposición decenas de sirvientes, autos y hasta aviones, expuso el comisionado político del PRD en Sonora.

Por el otro lado, añadió que cada temporada política surge una prostitución electoral donde la gente esta esperando a ver quien le da más dinero por su voto.

"Nosotros le vamos a decir a la gente que hay un guerra de ricos contra pobres y que seguramente en el PT les vas ir mejor porque los pobres somos la mayoría, que agarren la despensa, que les llenen la panza pero que no les vacíen la cabeza", concluyó.