Promete gobernador de Guerrero dejar nómina saneada

Rogelio Ortega reconoció que se han cometido algunos errores, pero que está dispuesto a que se corrija lo que se necesite. Dijo que la SSa deben a proveedores, pero no hay dinero para pagar.  

Chilpancingo

El gobernador Rogelio Ortega se comprometió a no entregar una nómina inflada, ni financieramente instable a la administración que encabezará Héctor Astudillo Flores a partir del 27 de octubre.

En Chilpancingo, el jefe del Ejecutivo local manifestó que está en la ruta de entregar una nómina debidamente regularizada, no inflada y por eso es que muchos de sus colaboradores ya están fuera de la estructura de su gobierno.

Recordó que él heredó un gabinete con ciertas características, lo que lo llevó a realizar algunos cambios que se consideraron necesarios.

Por eso anticipó: "Yo no voy a heredar al licenciado Astudillo ningún personal de confianza; las gentes que me acompañaron en ese proceso de generar la armonía, la reconstrucción del tejido social y la paz ya cumplieron con su función".

Por esa razón, dijo que todos los integrantes de su equipo están avisados de que tendrán que abandonar el gobierno en el último minuto del 26 de octubre del presente año, que es cuando fenece el periodo de ejercicio constitucional vigente.

Reconoció que se han cometido algunos errores, razón por la que está dispuesto a que se corrija lo que se necesite.

En salud, se esconden de los aboneros

En cuanto a los adeudos que la Secretaría de Salud (Ssa) arrastra con proveedores, Ortega Martínez señaló: "Debo no niego, pago ¿De dónde?, pero hay un acumulado histórico de cinco mil trabajadores sin techo presupuestal, cuyos salarios se cubren con recursos etiquetados para otros programas.

Entre esos otros programas dijo que se encuentra el Seguro Popular.

Admitió que el titular de la dependencia, Edmundo Escobar Habeyca constantemente se niega a dialogar con los proveedores, que incluso, ya llegaron a manifestarse en las oficinas centrales.

"Es como cuando la mamá anda escondiéndose del abonero y le dice al niño que diga que no está en la casa", respondió con sarcasmo.