Profesionistas huyen de la violencia en Guerrero

Tras la incursión de un grupo armado en el municipio de Juan R. Escudero, 12 doctores decidieron no acudir a trabajar al hospital.
El gobernador electo habló ante los medios de comunicación.
El gobernador electo habló ante los medios de comunicación. (Bernardino Hernández/Cuartoscuro)

Guerrero

Médicos, enfermeras y profesores abandonaron los pueblos de Guerrero cercanos a la comunidad de Filo de Caballos, temerosos de que haya más incursiones de presuntos integrantes del crimen organizado.

La denuncia fue hecha por Arturo López, jefe de Recursos Humanos del hospital de dicha comunidad.

Dijo que son 12 médicos los que dejaron de presentarse a trabajar, luego de una incursión de civiles armados en la localidad de Puentecillas, perteneciente al municipio de Juan R. Escudero.

Solo en esa localidad, 20 maestros también declinaron trabajar, bajo el argumento de que no tienen las garantías mínimas de seguridad para realizar sus actividades cotidianas.

En los pueblos cercanos sucede lo mismo, empleados de los sectores de salud y educativo tienen miedo de que haya más confrontaciones armadas.

Hoy se tiene previsto que una comisión de representantes de la sierra del Filo Mayor, encabezada por Ismael Cástulo Guzmán, presidente de la Unión de Comisarios de la Sierra se traslade a Chilpancingo para solicitar garantías para médicos, profesores y enfermeras, con la intención de que se restablezcan los servicios que ofrecen.

Guzmán dijo que los empleados de ambos sectores viven con temor desde hace dos años, cuando se intensificaron los intentos de grupos de delincuentes por controlar la zona.

En Filo de Caballos están cerrados el hospital, la telesecundaria y un Cecyteg, instituciones en las que hubo un enfrentamiento entre delincuentes en 2013.

Aclara Astudillo

El gobernador electo de Guerrero, Héctor Astudillo, aclaró que la balacera del pasado sábado fue contra tres bares de la costera Miguel Alemán y no contra su persona.

"Me interesa mucho dejar claro que los hechos, reprobables y cobardes que atestiguamos, no fueron dirigidos a mi persona ni contra mi familia o hacia mis colaboradores.

"Me queda claro que estuvimos en un lugar y en un momento que coincidió con un hecho que lamentablemente se repite en todo el estado."

Dijo que las investigaciones que realiza la fiscalía del estado indican que las agresiones fueron contra la fachada de un bar a un costado del restaurante Forza Italia, donde se encontraba con su esposa y familiares.

Astudillo sostuvo que no se puede seguir en la ruta de la violencia y la deshumanización. La violencia no genera más que violencia y la sociedad quiere que esto cambie, y adelantó que hará todo lo posible para que mejoren las condiciones de seguridad en todo el estado.

En tanto, desde el pasado sábado la Gendarmería Nacional reforzó y desplegó su patrullaje nocturno denominado operativo Serpiente de fuego, con el objetivo de inhibir la comisión de delitos en las distintas colonias de Acapulco.

Con 300 efectivos y 60 unidades, entre camionetas y vehículos tipo jeep, se establecieron las acciones orientadas principalmente para recorrer colonias con alto índice delictivo en el puerto.